•  |
  •  |

El controversial púgil nicaragüense Ricardo Mayorga fue nutridamente  resguardado por la Policía ante representantes de organizaciones de mujeres, que repudiaron su presencia en un hotel capitalino, donde ellas realizaban un foro contra la violencia sexual contra la mujer y la niñez.

Mayorga, con un buen dispositivo policial a su alrededor, estaba desde temprano en el lobby del hotel en espera del promotor estadounidense de boxeo, el igualmente polémico Don King. Al enterarse de la presencia del pugilista, las activistas de los derechos de la mujer salieron en rechazo por el caso de violación ocurrido en octubre de 2004, así como la impunidad que se tejió alrededor del proceso.

Cuidado “como magistrado”
Juanita Jiménez, en representación del Movimiento Autónomo de Mujeres, MAM, alegó que “cómo era posible que a un violador se le dieran 15 policías y tres patrullas para protegerlo, mientras en los barrios, si una mujer dice que fue golpeada o violada, las autoridades lo único que saben decir es que no tienen combustible para atender la denuncia”.

Cuando observaron la actitud amenazante de las mujeres, los policías --que momentos antes se tomaban fotos a su lado-- lo rodearon con prontitud. Prácticamente hicieron un cordón y lo condujeron hasta la sala VIP del hotel, y ya no se le volvió a ver. Posteriormente, Don King fue escoltado para salir hacia el aeropuerto.

Jiménez comentó que semejante protección tanto para Mayorga como para Don King, “implicado y condenado por dos homicidios”, no es más que un abuso de los bienes del Estado y un ejemplo de la impunidad en los casos de violencia contra la mujer.
El Foro Violencia Sexual contra las Niñas y Mujeres y la falta de Acceso a la Justicia, fue impulsado por Centro por la Justicia y el Derecho Internacional, Cejil, y su objetivo fue reflexionar y debatir sobre la problemática y de qué manera se puede avanzar en encontrar soluciones concretas y respuestas a las víctimas.

La abogada Marcia Aguiluz, en representación del Cejil, alegó que Nicaragua pasa por una difícil situación de violencia contra la mujer, y según los datos de Medicina Legal, se calcula que diariamente en este país ocurren 13 agresiones sexuales, las mayoría de ellas contra niñas y adolescentes.