•  |
  •  |

Llueva o no, el peligro es constante. Unas ocho familias de una de las zonas del barrio “Juan Emilio Menocal”, del Distrito II, hace poco se vieron amenazadas por una gigantesca roca que se desprendió del cerro, y que maquinaria pesada de la municipalidad llegó a trasladar.

En la zona baja del barrio, la falta de una salida para las aguas pluviales y residuales mantiene un charco que afecta al menos a 15 casas.

La Alcaldía de Managua sometió a la Comisión de Finanzas, la evaluación de una partida extra de unos seis millones de córdobas para trasladar a estas familias, la cual se espera que sea discutida por el Concejo en pleno.

Isolda Largaespada, coordinadora del CLS del sector de arriba del barrio, indicó que a ellos las autoridades municipales solo les han pedido que identifiquen las casas y hablen con los pobladores. Indicó que las familias que se trasladarán son numerosas, y en cada vivienda hay hasta tres núcleos.

“Se está trabajando en dos zonas conocidas como Las Canaletas y El Hoyo, esos puntos Sinapred los declaró no habitables y representan la periferia del barrio, es por ello que en mes y medio, cuando ya esté listo el lugar se les trasladará”, declaró Largaespada.

Mientras tanto, los afectados desconocen a dónde los llevarán, y si el lugar cuenta con los servicios básicos como agua y luz. 15 familias están renuentes de movilizarse, pues aseguran que no dejarán el esfuerzo de una vida por una champa.
Linda Urroz precisó que “nos prometieron un lote, nada de casa, y dicen que nos van a dar 10 láminas de zinc, clavos y cuartones y que nosotros busquemos el resto”.

Katty Mercado agregó: “Queremos saber cuándo ALMA nos va a sacar, ya no aguantamos el zancudero; el agua se acumuló porque no hay salida de agua”.

Casi la mitad del barrio de la zona conocida como El Hoyo necesita ser reubicado. Mientras María Osejo posa en la casa de sus familiares, su esposo Jorge Cuadra la cuida para no perder sus pocas pertenencias.

Esta casa tiene un “río” de aguas negras que pasa enfrente y un abismo en la parte trasera, que se originó a raíz del hundimiento del sumidero.

“ALMA ha visto el problema, y ha dicho que nos va a llevar a otro terreno, pero mire, a esta casa le hemos invertido seis mil dólares, y si nos vamos perdemos todo, imagínese, ahorita estoy posando teniendo mi casa. Si la alcaldía hubiese hecho las canaletas, no nos inundáramos, y esta zona no sería de tan alto riesgo”, indicó Osejo.

Quieren lugar seguro
Los afectados señalan que si van a dejar sus viviendas tiene que ir a un lugar que al menos no represente un peligro en unos cinco o 10 años.

El secretario general de la comuna, Fidel Moreno, en declaraciones a un canal televisivo, explicó que este barrio representa actualmente la zona más crítica de la capital, y se encuentra catalogado como categoría A de riesgo.

En la zona 6 de este barrio, la cooperación internacional realizará un proyecto de instalación de drenaje pluvial, y con fondos municipales se esperaba ejecutar el mejoramiento del parque con un costo de 200 mil córdobas.