•  |
  •  |

Las investigaciones que realiza la Dirección de Asuntos Internos, DAI, de la Policía Nacional, en contra de cinco oficiales por el caso del cargamento ocupado en la playa Brito, en Tola, y el enfrentamiento en contra de tres supuestos sicarios en la comunidad Las Banderas, del departamento de Rivas, están relacionadas, y tienen algo en común: los victimarios son policías y se cubren bajo el cargo que ostentan.

Así lo informaron fuentes policiales y familiares de las víctimas del enfrentamiento de Las Banderas.

Los informantes añadieron que del cargamento ocupado en Brito, supuestamente no fue reportado el total de droga incautada.
Según la fuente, Marvin Francisco González, Ernesto Chamorro, Norberto López, el suboficial mayor Norlan Fonseca, y el subinspector Eric Martínez, todos operativos de la Dirección de Investigaciones Económicas de Rivas, son los agentes que están siendo investigados por la DAI en estos casos.

Pero también aparecen como víctimas en el proceso judicial que se lleva en ese lugar en contra de los supuestos sicarios.

El comisionado mayor Fernando Borge, jefe de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, aseguró que ya existe una orden de suspensión por parte del inspector general de esta institución y que hoy ampliaría sobre
el tema.    


Policía llegó a ejecutarlos
En mayo pasado, la Policía de Rivas informó que enfrentaron a tres sicarios que pretendían matar a José Arnoldo Chamorro, según las mismas autoridades policiales, un rivense vinculado al trasiego de drogas.

Los nicaragüenses Oscar Giovanni Rodríguez y Simón Valle, y el costarricense Marcos Guevara Vallejos, fueron señalados como sicarios. El primero guarda prisión en el Sistema Penitenciario de Granada, el segundo murió a manos de la Policía, y el tercero aún está entre la vida y la muerte en un hospital de Rivas.

Pablo Cuevas, abogado de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, aseguró que este caso y la actuación de los policías tienen aspectos turbios que se necesitan aclarar, porque cuando estos llegaron hasta donde estaban los supuestos sicarios, andaban vestidos de civil, y que según testigos del hecho, nunca advirtieron que se trataba de la autoridad.

Policía protege a un narco
Isabel Karelia Valle, esposa del supuesto sicario que está detenido, e hija del que mataron los policías, explicó que su padre conocía al tico, y este último les habría solicitado que le alquilaran un vehículo para ir a cobrarle la deuda por la venta de una propiedad a José Chamorro.

El encuentro con el deudor se realizaría en el bar conocido como “Chepe Chu”, pero Chamorro habría llamado por teléfono al tico para verse en Las Banderas.

Ya en el bar, cinco sujetos a bordo de una camioneta tipo Van, pasaron disparándoles y ponchándoles las llantas del vehículo en que se trasladaban.

Al llegar al segundo lugar de la cita, solicitaron a unos jóvenes que jugaban fútbol que les ayudaran a reparar las llantas de la camioneta, pero en ese momento los policías regresaron y dispararon a matar, relató Valle.