•   San Fernando, Ocotal  |
  •  |
  •  |

Una persona herida de bala y unas seis personas heridas por pedradas en la cabeza y en otras partes del cuerpo, es el resultado que dejó la guerra campal entre opositores y militantes del partido de gobierno, que mantuvieron toda la tarde de ayer, precisamente en la cuadra donde están las oficinas del Consejo Electoral Municipal, CEM, y la casa de campaña del FSLN.

La lluvia de pedradas que intercambiaron los bandos antagónicos, unos 300 a cada lado, dejó atrapado al jefe de la Policía de Nueva Segovia, comisionado mayor Edgar Sánchez Aguilar, y a varios de sus mandos subordinados, que al momento del enfrentamiento estaban reunidos con otros oficiales en el local del CEM.

Cuando los opositores hicieron retroceder a los rojinegros, a punta de pedradas, dos policías sacaron sus pistolas por la puerta de verjas del CEM, e hicieron varios disparos al aire para detener la avalancha que pudo desembocar en mayor derramamiento de sangre, además, otras detonaciones se escucharon del lado de los orteguistas.

Este corresponsal pudo observar a jóvenes y mujeres de las casas vecinas que lloraban por el nerviosismo; unas rezaban para que parara la guerra de piedras, y otras salían a las puertas con las manos llenas para abastecer de piedras a los muchachos, en los dos bandos.

Policía hirió a manifestante

Se calmó la violencia hasta que llegó un refuerzo policial de Ocotal, que logró hacer dos vallas humanas: una para contener a los rosado chicha, y otra a los opositores, partidarios del Partido Liberal Independiente y del Partido Liberal Constitucionalista.

Manuel Cuadra, de la comarca Orosí, jurisdicción de este municipio, es la persona que resultó con un balazo que le cruzó la espalda, y tuvo que ser trasladado de emergencia a Hospital “Alfonso Moncada Guillén”.

Fanor Ortez Herrera, quien presenció el incidente de los tiros, relató que con las personas que reclaman su cédula de identidad, estaban tranquilos esperando a que les atendieran en el CEM, pero que de pronto estalló el primer enfrentamiento campal.

“Salió un policía y puso el AK en ráfaga, y comenzó raca, raca, raca… a volar tiros, y de frente a pegarle la gente”, declaró.

En la segundo tanda del enfrentamiento a pedradas, a eso de las 4 de la tarde, entre las seis personas heridas o golpeadas que rápidamente se logró contabilizar, está el alcalde del municipio, Melvin Ortez Beltrán, a quien una piedra le impactó en la frente.   

Dirigentes de la revuelta en ambos lados se acusan de ser los iniciadores de los enfrentamientos, cuyos chispazos lo dio el bombazo en la Alcaldía y el conato incendiario en las oficinas del CEM, atentados que reivindicó una supuesta organización de alzados contra el gobierno que se autollaman “Comandos Patrióticos Nicaragüenses”. 

Mediación en vano

Durante la mañana, el sacerdote Santiago Aguirre, cura párroco de Ciudad Antigua y de San Fernando, intentó mediar en el conflicto, con personas reconocidas del lado oficialista y de la oposición, pero con los enfrentamientos, los supuestos acuerdos a que habían llegado para normalizar el proceso de cedulación, quedaron rotos.

Frania Ortez, dirigente juvenil de los liberales, criticó a la Policía “porque solo disparan a nuestra gente cuando los sandinistas se sienten arrinconados, pero cuando ellos la emprenden con agresiones contra nosotros, se quedan pasivos”.

Hildebrando Hernández, del FSLN, reiteró que ellos siempre están en una actitud de “paz”, y que si llegaron al lugar fue para resguardar la seguridad de la casa de campaña y del CEM, “porque son ellos (los liberales) quienes han amenazado de que aquí va a correr la sangre”, señaló.

 Demandan a autoridades a imponer el orden

El alcalde Ortez Beltrán dijo que nadie más podrá imponer la paz en su municipio que las autoridades, descartando toda posibilidad de un diálogo local para tranquilizar el proceso electoral. En tanto, Pablo Ortez, candidato a diputado por el PLI, comentó que miraba difícil que las elecciones se realicen en paz y normalidad, “pues la violencia crecerá en la medida en que nieguen las cédulas y si hacen un fraude”, acotó.

La revuelta por la cédula, y los antecedentes del bombazo contra la Alcaldía y el fuego que amenazó con incendiar las oficinas del CEM, motivó la llegada de un fuerte contingente del Ejército de Nicaragua, EN, que copó el parque de este municipio neosegoviano, pero no intervino en la revuelta.

El teniente coronel Ramón Tercero, jefe del Segundo Batallón del Ejército, declaró en otro medio local que estaban allí en el marco del cumplimiento del Plan de Seguridad en el Campo.

El reiterado reclamo de las cédulas

Jorge Luis Ortez, jefe municipal de campaña de la alianza del Partido Liberal Independiente, PLI, dijo que llevan meses de luchar por la obtención de la cédula, “y nunca hay material, no hay sistema; a algunos les han concedido tomarles los datos y la colilla, pero hace 7 y 8 meses y nada”.

Francisco Sirias, del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, también dijo que han llegado a organizar “esta protesta para ver si logra llegar a acuerdo con los miembros de esta oficina para que cedule a esta gente”, señaló.

Agregó que los funcionarios electorales estuvieron en los centros de estudio llenando las solicitudes de cédulas, pero no les entregaron colilla ni les entregan las cédulas. Sirias hizo notar que los sandinistas no protestan porque ya tienen sus cédulas, menos los jóvenes de partidos opositores.