•   GRANADA  |
  •  |
  •  |

Los magistrados de las salas Civil y Penal del Tribunal de Apelaciones de Granada (TAG) expresaron un “profundo disgusto” respecto a los rumores y señalamientos que han sufrido --supuestamente-- por querer beneficiar al costarricense Juan Carlos Guido Bolandi.

El defensor del prisionero introdujo un recurso de apelación por los ocho años de cárcel a los que fue condenado por el delito de narcotráfico y crimen organizado en los juzgados de Rivas.

Ayer, los doctores Norman Miranda Castillo y Auxiliadora Alemán Zeas, miembros de la Sala Civil, y sus colegas, Thelma Vanegas Álvarez y Carlos Padilla Narváez, de la Penal, se reunieron para exteriorizar su preocupación ante el descrédito.

“Esa información es tan artificial como la sacarina, completamente sesgada, que caracteriza muy mal a los magistrados de este Tribunal. Nosotros no vamos a permitir que a este Tribunal se le esté estigmatizado ni que se cuestione la idoneidad de sus magistrados”, recalcó Miranda Castillo.

Aparentemente, la información surgió de una “fuente” que aseguró que se andaba “enamorando” a los magistrados para lograr beneficiar a Bolandi con el arresto domiciliar por problemas de salud, lo cual fue negado por los funcionarios. “La magistrada Alemán Zeas ni siquiera es parte de la Sala Penal, tampoco ha tenido conocimiento en esta causa, por eso decimos que fue inapropiado haberla mencionado”, insistió.

Magistrada se inhibe

Aunque el caso es seguido en la Sala Penal, el magistrado aclaró que la doctora Thelma Vanegas Álvarez se inhibió de  conocer  el caso, debido a que ella  fue abogada defensora  de otro de los acusados en el mismo delito, mucho antes de ser nombrada magistrada de este Tribunal.

Vanegas, por su parte, reforzó: “Es una información errada y distorsionada, partiendo de que mi persona se inhibió de conocer el caso, porque antes de ser magistrada fui litigante y había sido defensora de uno de los acusados en esa causa. Significa que, con mucha propiedad, consideré inoportuno e incongruente participar en una causa en la que yo había sido defensa. Lo que se dice es un atropello a mi honor y al de mis colegas”.

Mientras tanto, la Presidenta de la Corte Suprema de Justicia, magistrada Alba Luz Ramos, aseguró que su colega Yadira Centeno había retomado el caso y  conversado con el magistrado Manuel Martínez, para que advirtiera a los liberales de andar soltando a reos narcos, y que tomaran de ejemplo el hecho reciente con los titulares anteriores en ese Tribunal.

“La advertencia es para todos los magistrados y jueces, porque es una política de Estado luchar contra el narcotráfico”, reiteró Ramos.

Colaboración: Martha Vásquez