•   OCOTAL, NUEVA SEGOVIA  |
  •  |
  •  |

German Antonio Paguaga, de 33 años, no solo fue mandado a juicio oral y público para una fecha posterior, durante una agitada audiencia preliminar realizada el viernes último, por la Juez de Audiencias del Juzgado de Distrito para lo Criminal de Nueva Segovia, Marbelí Blandón, también a la salida del local fue linchado por familiares de la víctima, una niña de nueve años, y ciudadanos indignados con los abusadores sexuales de menores.

Ante la indignada protesta, la Policía tuvo que moverse rápido con el reo para no dejárselo quitar por una muchedumbre de pobladores y estudiantes de escuelas primarias de la ciudad, que pretendieron aplicar “la justicia de calle”.

Previamente, los escolares con pancartas alzadas se concentraron en el Parque Jardín “19 de Julio”, y en torrente de tres cuadras llenas, marcharon hacia el Juzgado, donde Paguaga escuchaba la decisión de la judicial, en medio de gritos de la manifestación, que pedían “hasta la pena de muerte” para él, por su presunto delito contra su hijastra.

Es la primera vez que sale a las calles una manifestación masiva de niños para rechazar el abuso sexual, la violencia doméstica y la proliferación de drogas por parte de personas inescrupulosas que los quieren convertir en consumidores de estupefacientes.

20 casos en lo que va de 2011
La comisionada Carmen Rocha, jefa de la Comisaría de la Mujer en la Policía, dijo que la manifestación de protesta de escolares y de padres de familia realizada en Ocotal el viernes, se debía a una sensibilización social más profunda. “Yo siempre he reclamado por qué no hay bulla cuando se da este tipo de abusos, pero estamos comenzando y la vamos a hacer siempre, porque no es justo que nuestras niñas y niños estén siendo abusados por hombres adultos”.

Alertó que los casos de abusos sexuales están aumentando. “Todos los días, tenemos un caso, dos, y al cierre de julio llevamos más de cinco casos, y en todo lo que va del año más de 20 casos de violaciones a menores”, indicó.

El caso que se ventila en el Juzgado
En el caso de Paguaga, detalló Rocha, el agravante del delito es que este convivía dentro de la familia como compañero de vida de la mamá, desde que la niña tenía cinco años. Dijo que el dictamen médico determinó que la violación era de “vieja data”.

La recriminación contra la madre de la menor se debe a que vecinos de la casa, se enteraron del hecho, y cuando le contaron “de que su hija era abusada por su hombre”, ella nunca lo creyó.  

Rocha dijo que la menor está resguardad en un refugio y bajo la tutela de la Comisaría de la Mujer.

Bertha Flores, Directora de la Fundación para el Desarrollo de la Mujer y Niñez, Fundemuni, expresó sus satisfacción por la manifestación de “exigir justicia para las niñas, para las mujeres, y castigo para los agresores”. Recordó que esta solidaridad también debió haberse patentizado cuando estalló el escándalo de abusos sexuales a varias niñas, por su profesor, en un Centro de Educación Especial del municipio.