•  |
  •  |

En casi tres años, las cooperación italiana invirtió un millón 300 mil euros para la ejecución del proyecto para el tratamiento de los desechos sólidos en los distritos VI y VII de Managua. Tras varias actividades, el programa cerró su ciclo en el país, pero a pesar de esto y de los buenos resultados que indicaron tener, la basura sigue siendo el “adorno” de la capital.

El programa se denomina “Potenciamiento del Sistema de Recolección y Gestión de los Desechos Sólidos y Mejoramiento de las Condiciones de Vida de la Población de Managua”, mejor conocido como BasManagua, comprendía desde donación de equipos para la recolección de basura, hasta la realización de campañas de sensibilización en los barrios beneficiados, y la creación de microempresas que se trabajarían con la basura y representaría una fuente de ingreso para las familias involucradas.

Este último proyecto se estudió y se evaluó tomando en cuenta que los camiones recolectores a veces no podían ingresar a las calles por lo estrecho de algunas de ellas, entonces se pensó en proponer la creación de una red de personas que en carretones de caballos o vehículos pequeños pudieran hacer el trabajo y sería remunerado.

La basura es uno de los mayores problemas de Managua. La comuna capitalina diariamente recolecta unas 1,200 toneladas de desechos de los puntos que tiene registrados, es decir, alrededor de 18 mil toneladas anuales.

El acto de clausura del proyecto en el que estuvieron autoridades municipales y de la Embajada de Italia, como Mauro Minelli, coordinador del programa, fue una actividad casi exclusiva, con presencia de medios oficialistas, a pesar de que se trataba de un tema de interés público.

La cooperación italiana en el marco de este proyecto financió la adquisición de cinco contenedores, 35 camiones recolectores, algunos de los cuales tuvieron problemas por el mal estado de las calles. Además, fueron comprados bajo contratación directa, sin someterse al debido proceso de licitación pública.

Fondos para rezadores
En una publicación de la comuna capitalina se precisa que los camiones permitieron que se incrementara en un 30% el sistema de recolección de desechos, ya que la flota vehicular pasó de 39 a 55 y se pudo llegar a trabajar en 127 rutas que cubren 1,023 barrios.

Los fondos de la cooperación italiana se vieron involucrados en la sustracción de 3.5 millones de córdobas de la comuna capitalina, que tuvieron como fin el financiamiento para mantener a los rezadores que se apostaron en las rotondas durante 2009.

El concejal opositor Leonel Teller señaló, en su momento, que al verse envueltos los fondos del BasManagua, las autoridades italianas pidieron una investigación a la municipalidad, por lo cual a un año del robo y debido a las pocas investigaciones, tuvieron que dar nombres de implicados para atender a la petición extranjera, de ahí y bajo un proceso judicial, se condenó a dos funcionarios de rango menor.