•  |
  •  |

Los pobladores que habitan desde hace más de un año en los alrededores del parque de ferias Microfer, obligaron a las autoridades del Instituto Nicaragüense de Apoyo a la Pequeña y Mediana Empresa (Inpyme), a suspender las actividades de esparcimiento que realizaban después de las 10 de la noche, situación que desde ya ocasiona grandes pérdidas económicas a las empresas participantes.

El presidente de la Junta Directiva de Inpyme, Orlando Solórzano, manifestó en una conferencia de prensa que el objetivo de Microfer es fomentar las ventas y la cultura nacional, y “no queremos que la feria se nos escape de las manos”, indicó, en referencia a una denuncia que realizaran pobladores que habitan las “Casas para el Pueblo”, en donde se quejan de los alborotos que se arman en el mencionado parque de ferias después de las 10 de la noche.

En horas de la mañana, un grupo de comerciantes consideraron que el Inpyme estaba boicoteando sus ventas, ya que manifiestan que reducirles el horario de la música --en dos horas-- les afectaría sus ventas

“Con esto no estamos diciendo que las actividades que se llevan a cabo en la feria cerrará al publico a las 10 de la noche, pero la música sí tendrá que cerrar a esa hora, por respeto a los vecinos”, manifestó la directora de Microfer, Martha Briones.
Suyén Cortez, en representación de los vecinos, indicó que ellos, después de una larga jornada de trabajo, necesitan llegar a sus casas a descansar y no a encontrarse con “las grandes bullas” que causan las actividades de la feria.

Un comunicado de la Cámara Nacional de la Mediana, Pequeña Industria y Artesanía Conapi, firmado por su presidente Flora Vargas, señala que en consideración a las miles de personas que habitan en los alrededores de Microfer, en nombre de los afiliados de Conapi, demandan que las mismas se realicen en un verdadero clima de negocios y de recreación.

 

Con grandes pérdidas
Los empresarios que participan en la feria y que fueron consultados por EL NUEVO DIARIO manifestaron que esta medida los está afectando en gran manera, ya que desde que inició la feria las ventas han estado muy bajas.

La comerciante Sugey Meza Sandino dijo que las mayores ventas las efectúan entre las 9 y las 11 de la noche, y al tomarse estas nuevas medidas verían afectadas seriamente sus ventas.

“A los clientes las llama la atención la música, si no escuchan música ni se acercan después de las diez de la noche, y ahora hasta a nosotros nos han prohibido que pongamos música, esto es un atropello”, indicó.

Señaló que en los últimos días las ventas se han reducido hasta en un 50% en relación con otros años.

En tanto, Rosa del Socorro Chacón, comerciante del área de gastronomía de Microfer, dijo que ella tiene ocho trabajadores a los cuales debe pagarles diario. Así, señaló, no puede seguir manteniendo esa planilla.
“Por lo general a diario vendo unos 60 servicios de comida, en estos días solo he estado vendiendo 10 servicios, y con estas nuevas medidas, no sé a cuénto se seguirán bajando las ventas, y aparte de eso, tengo que pagar el alquiler del local”, manifestó.

El procurador ambiental, José Luis García,  manifestó que la regulación por contaminación acústica existe en materia administrativa desde hace diez años. “En este caso existe un malestar manifiesto de todos los vecinos que habitan en los alrededores del parque de ferias, en el sentido de que los decibeles de la música están afectando su descanso nocturno, y lo que estamos haciendo no es más que cumplir con lo establecido en la ley”, explicó el procurador ambiental.