•   Estelí  |
  •  |
  •  |

Pronunciamientos de  total condena en contra de las acciones que limitan la labor de los periodistas,  expresaron hombres y mujeres de  prensa y representantes de distintos sectores de la sociedad esteliana, los que a la vez calificaron  como sumamente peligrosa la ola de ataques, físicos, verbales y  campañas intimidatorias en contra de quienes llevan a diario la noticia.

El periodista Jimmy Alvarado, señaló que todo acto que atente contra la actividad periodística en todas sus dimensiones, es cobardía y atraso mental. "Tales acciones son  censurables, en Estelí, Nicaragua, en la China, o donde sea, trabaje para el medio que sea el periodista porque éste lo único que hace es cumplir con su labor ganarse el alimento diario para él y su familia", advirtió. "Indistintamente de la línea ideológica de un medio, el periodista no debe de ser objeto de ataques ni pagar los platos rotos", dijo Alvarado.

"Debe de existir respeto para los periodistas porque no estamos en una sociedad atrasada y  cualquier agresión hacia el sector debe de ser condenada por todos", acotó por su parte la colega Martha Celia Hernández, quien es miembro de la Junta Directiva del Colegio de Periodistas de Nicaragua.

En cuanto a la situación de amenazas de muerte que ha sufrido la corresponsal de EL NUEVO DIARIO en Jinotega, Silvia González, externó que ella a nivel personal semanas antes le comentó tal preocupación. "Sin duda que su posición tiene credibilidad porque cuando hay amenazas directas para un periodista y sobre todo para sus hijos o familiar querido es terrible", acotó. Le recordó que a ella le cerraron  un espacio, informativo que tenía en un medio de comunicación de Jinotega y eso refleja que  existen serios problemas con la libertad de prensa, de pensamiento y difusión lo que es totalmente violatorio a la Constitución.

"Sin duda que estos son los primeros efectos de la campaña electoral con los que tratan de bloquear la libertad de expresión y de prensa, ahora con las elecciones se corre peligro de que sea más tensionada la situación en los próximos meses", dijo por su parte Juanita Villarreina, vice coordinadora de la Fundación Entre Mujeres.

Ella llamó al sector a pronunciarse, porque Silvia González a la vez que es periodista es mujer, y las amenazas se vuelven doblemente cobarde cuando son provenientes de un varón, advirtió.

El doctor Alberto Rosales, asesor jurídico del Centro Nicaragüense de Derechos dijo que hechos que coaccionan, que cohíben, o  hay coerciones, o limitan el trabajo periodístico son censurables desde todo punto de vista.

El presidente de la Junta Directiva del Colegio de Periodistas de Nicaragua, el experimentado hombre de prensa Nadir Ismael Espinosa, sumamente indignado dijo que los ataques como el sufrido por un grupo de periodistas el pasado 16 de febrero en Estelí, y ahora las amenazas de muerte y la campaña intimidatoria contra González, debe de llenar de preocupación no solo al sector sino a toda la sociedad civil.

Pidió a los políticos y a sectores radicalizados a que dejen trabajar a los periodistas de forma libre y sin mordaza. Llamó a construir un clima de armonía y dejar atrás las posiciones trogloditas que solo atraso y dolor traen al país.

"Pido encarecidamente a los políticos  que no ensucien con su circo a los y las periodistas porque aquí ya se sabe quien es quien y luego cuando se divulga una noticia, sobre hechos indebidos que afectan a la cosa pública y a la nación los aludidos en vez de corregir sus errores personalizan determinado hecho", acotó.

Por su parte el presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Estelí,  Roberto Moncada, señaló que en este país los periodistas lejos de hacer mal siempre están enfocados en llevar el mensaje de aliento  y de reflexión a la población para construir siempre un mundo más justo y altamente con posiciones civilizadas.

Aseveró que el sector se encuentra altamente  preocupado, cuando desde determinada posición se habla de democracia, de igualdad y solidaridad pero en la práctica sus acciones señalan lo contrario como es el caso de González.

"Censuramos este tipo de actitudes y no queremos que se repitan las agresiones físicas y verbales que han vivida en Estelí y en otros lugares del país los periodistas como fue el caso de María José Bravo", dijo con profunda inquietud Moncada.

Recordó que el periodismo norteño, sin temor a equivocarse ha dado pasos agigantados en cuanto a al aspecto ético y de  profesionalización,  pero no solo eso sino en el enfoque constructivo de los hechos. Y no me refiero a que tenga o no un cartón un periodista sino a la a parte humana de compromiso social  y de imparcialidad acotó.

El trabajo de los periodistas en Estelí, con quienes como empresarios laboramos muy de cerca ha sido constructivo, equilibrado y altamente moralizante acotó, a la vez que expresó que debe de ser objeto de reflexión cuando en un país se inicia a amenazar a periodistas, a intentar el cierre de medios de comunicación con posiciones independientes como El Nuevo Diario, sentenció.

Censuró el hecho de que ciertas autoridades se hagan de los desentendidos cuando un periodista presenta una denuncia sobre amenazas o agresiones y en muchos casos como ha sucedido en Estelí a los agresores se les deje huir o hasta se les proteja, sentenció.

También como Cámara de Comercio e Industrias de Estelí, condenamos el hecho de que a los periodistas no se les brinde la protección necesaria cuando ellos solo andan con sus instrumentos de trabajo si andar maquinando maldades sino solo pensando en el bien del país acotó.

Concluyó que se es condenable que a funcionarios a quienes  ya se les venció el periodo para ejercer sus funciones (de facto) se les brinde grandes dispositivos de protección y a quienes están en la indefensión los dejen por un lado….da la sensación de que en este desventurado país las cosas marchan al revés y si así seguimos no habrá nunca progreso o desarrollo.

Los periodistas son los que dan espacios a los que no tienen voz y si  los acallan sin duda que el pueblo se quedará huérfano, dijo.