Leoncio Vanegas
  •   Somoto, Madriz  |
  •  |
  •  |

El presidente Daniel Ortega denunció que la trasnacional de la energía Unión Fenosa mantiene una posición “muy dura”, razón por la cual su gobierno no ha podido avanzar en las negociaciones que mantiene con las generadoras eléctricas para encontrarle una solución a la crisis energética.
Ortega reafirmó este fin de semana sus críticas a la distribuidora y las generadores eléctricas porque han incumplido con los contratos que firmaron con el país, y porque únicamente se han dedicado a obtener jugosas ganancias de sus negocios.
“Que les importa que los pobres pierdan, que siempre pierdan y que nunca puedan acceder a nada…pero para ellos (inversionistas) sí tienen que haber garantías, entonces no hay libre mercado”, reprochó.
Reclamó a esas empresas porque no han invertido los recursos para responder a la creciente demanda de los usuarios.
“Fíjense que bonito. Ellos haciendo su negocio tranquilamente, y ahora quieren que el gobierno sea el que responda (por los apagones), es decir, que el pueblo pague las sinvergüenzadas que ellos han cometido”, recriminó.
Además, agregó Ortega, que Fenosa mantiene la amenaza sobre Nicaragua que de continuar los reclamos porque cumplan con el contrato de distribución para que mejoren el servicio de energía eléctrica, reabrirán la demanda que por 200 millones de dólares interpusieron ante el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (Miga por sus siglas en inglés), adscrito al Banco Mundial.
Plazo para suspender demanda
Miga, creado en 1988, tiene como meta promover la inversión extranjera en países subdesarrollados, encargándose de otorgar garantía a los inversionistas contra pérdidas ocasionadas por riesgos no comerciales, tales como expropiación, inconvertibilidad de moneda, restricciones de transferencias, guerras o disturbios.
Según el memorando de Intención que suscribió Nicaragua con Unión Fenosa, en Madrid, España, ambas partes tratarán de alcanzar un acuerdo antes de este 31 de julio, para suspender el reclamo de la trasnacional española en MIGA y cualquier otro proceso que dificulte el proceso de entendimiento actualmente en marcha.
También reprochó a un empresario, que no identificó, pero que evidentemente se refería al actual presidente del Cosep, Erwin Krüger, quién fue favorecidopor los gobiernos anteriores, que le otorgaron la concesión a la empresa San Jacinto Tisate para generar energía geotérmica, mediante la acreditación del financiamiento internacional.
Una estafa, un robo, dice
El gobernante aseguró que esa empresa habría obtenido jugosas ganancias que ascienden a millones de dólares. “Eso es una estafa, un robo”, acusó.
Reiteró la promesa que para inicios de 2008 habrá una solución a los apagones porque con la llegada de nuevas plantas generadoras, entre ellas las taiwanesas, la energía se estabilizará.