•   RIVAS  |
  •  |
  •  |

Nuevas anomalías están saliendo a flote sobre el nombramiento  del  juez suplente de Juzgado de Distrito Penal de Juicio de Rivas, Kreeger Alberto Artola Narváez, ya que además de haber sido designado, cuando ni siquiera estaba registrado en la Corte Suprema de Justicia, CSJ, como Abogado y Notario Público, ahora también sale a luz pública que en León fue acusado por estafa agravada, y que la causa duerme en la Fiscalía de esa ciudad.

Con documentos en mano, fuentes del Poder Judicial revelaron la manera anómala en que la CSJ nombró como juez el 9 de mayo de 2011, a Artola Narváez, mediante un acuerdo que carece del membrete y de la firma de los magistrados del alto tribunal. El 16 de mayo de 2011, el magistrado y presidente del Tribunal de Apelaciones de Granada, Norman Miranda, lo juramentó oficialmente como juez.

Las fuentes señalaron que el nombramiento fue anómalo y mostraron como evidencia una constancia emitida por la Corte con fecha del 27 de junio, en la cual se hace constar que el “ciudadano Kreeger Alberto Artola Narváez, a la fecha, no está registrado como Abogado y Notario Público por este supremo tribunal”. Esa constancia fue firmada por el secretario de la CSJ, Rubén Montenegro.

“Además, Artola Narváez, se graduó en 2009 en la UNAN de León, por lo que tampoco cumple con el requisito de tener como mínimo tres años en el ejercicio de la abogacía o el mismo tiempo como catedrático en materia de derecho, por lo que jamás podía ser nombrado como juez”, señaló el informante, quien señala que Artola Narváez es protegido del partido de gobierno en León.

Sobre la acusación por estafa
La versión de los funcionarios del Poder Judicial en ese momento es que Artola Narváez no estaba en el registro de la CSJ como Abogado y Notario Público, por un error técnico administrativo, y que fue incorporado legalmente.

Al referirse a la denuncia de estafa agravada que fue interpuesta a finales del 2010 en la Policía de León, nuestro informante señaló que los casos fueron remitidos al Ministerio Público, y en la Policía leonesa confirmaron tal versión.

Uno de los que denunció  por estafa agravada a Artola Narváez fue Douglas Humberto  Salas, del domicilio de Santa Rosa del Peñón.

En la denuncia se detalla que Artola Narváez, a través de una organización denominada Oceanic Global Fusión Mundial  Corporation, en coordinación con Guadalupe Tijerino González,  convocaba a personas --y sobre todo  a estudiantes de la UNAN–León-- para vender pines consistentes en seguros de salud, y que a cambio recibirían becas.

Los pines --que principalmente eran dirigidos a aspirantes de becas económicas-- tenían un valor de US$33 y US$66, y la meta era vender como mínimo 15 pines mensuales, pero de acuerdo con la acusación, en septiembre del 2010, Artola Narváez como asesor de la Organización, les manifestó a los vendedores de pines  que no estaban cumpliendo con las metas de ventas y que “desde Managua iban a cerrar esta sede”.

Sin embargo, la venta de pines se continuó realizando, y en el caso de Douglas Humberto Salas, este señala en su denuncia que entre el 10 de agosto y el 25 de octubre de 2010, llegó a vender 56 pines, lo que dejó un total de US$2,343, y dicho dinero era entregado a Guadalupe Tijerino por orientaciones de Artola Narváez.

Sin embargo, Salas --como les sucedió a muchos otros-- nunca obtuvo la supuesta beca, y tampoco regresaron el dinero a los estudiantes que compararon los pines  pensando en que serían favorecidos con las supuestas becas y los seguros de salud.

Dicha denuncia, al igual que otras que hicieron los vendedores de pines, duermen en los archivos del Ministerio Público de León, y, en respuesta, Artola Narváez introdujo otra acusación en contra de Guadalupe Tijerino, a quien  responsabilizó de ser el contacto con la supuesta organización Oceanic Global Mundial Coporation Fusión Mundial.