• |
  • |

Los corresponsales de EL NUEVO DIARIO en todo el país emitieron un comunicado donde muestran su total y absoluto respaldo a la colega periodista Silvia González, quien ha recibido amenazas de muerte por hacer su labor periodística, las cuales ha denunciado ante las autoridades de la Policía Nacional y ante organismos de derechos humanos.

González, corresponsal de este rotativo en Jinotega, ha recibido amenazas de un personaje conocido como “El Pajarito”, el cual ha sido identificado como “activista de línea dura” del partido de gobierno. Las amenazas de muerte se las han hecho por teléfono convencional, en mensajes verbales enviados con dos de sus hijas, y vía internet desde una computadora a su celular.

Los corresponsales retoman su mensaje de que con balas no mueren las ideas, y presentamos el texto íntegro que recoge su posición ante la delicada situación que vive González:

“Como aquel 26 de noviembre de 2004, en que nuestra colega corresponsal, la periodista María José Bravo, fue asesinada en Juigalpa en una cobertura electoral, por el exalcalde de El Ayote, Eugenio Hernández, militante del PLC y exmiembro de la Resistencia Nicaragüense, elevamos nuestras voces ante las cobardes amenazas de que es víctima también nuestra colega Silvia González, y retomamos el eslogan que hicimos público en nuestra lucha por la justicia: ¡No se mata la verdad amenazando o matando periodistas!

Los corresponsales de los diferentes departamentos del país rechazamos y condenamos ese acto de violencia contra la periodista, su familia y EL NUEVO DIARIO.

Ese abominable hecho no es más que un atropello a la dignidad profesional, a la democracia y a la vida humana, y constituye una amenaza a la libertad de expresión, al pretender negar al pueblo su derecho a ser informado.

Si en aquella cobertura electoral de 2004 un fanático de ese partido privó de la vida a una joven periodista y quitó el sostén económico a su tierno hijo y a su familia, para que tiempo después criminales encubiertos callaran la voz de Adolfo Olivas (corresponsal de Estelí), y ahora fanáticos extremistas --no importa del partido político que sean-- siembran la violencia, no esperemos que en este nuevo capítulo electoral se tiña de rojo “el pendón bicolor”.

En el combate a la corrupción y en el quehacer periodístico, colegas nicaragüenses han sido víctimas de amenazas de muerte --como el caso del ahora jefe de Redacción de END, Luis Galeano-- y de agresiones y vapuleadas, entre los que se cuentan los colegas corresponsales Máximo Rugama, en Estelí, y Róger Olivas en Chinandega (ambos de END), e Iván Olivares (de Confidencial).

Los periodistas que ejercemos las corresponsalías, desde el Norte, Sur, Centro, Occidente, Oriente y Caribe nicaragüense, expresamos nuestra firme solidaridad con Silvia y con su familia: ¡No estás sola!, aquí estamos con vos, con los tuyos y por la Patria, para con nuestra sociedad.

Esas amenazas no nos amilanan, no nos intimidan, continuaremos cumpliendo con el sagrado deber de comunicar, de informar y de educar, bajo los principios constitucionales, los valores éticos y morales, sobre la verdad y la justicia social.

Por nuestro noble ejercicio profesional, en los departamentos del país, no solo nos enfrentamos a las amenazas, sino a la censura informativa, al cierre de espacios en las radioemisoras o canales por cable, y a la privación publicitaria.
Nosotr@s también queremos “Amor, Paz y Vida”, una sociedad justa y equilibrada, una Nicaragua para tod@s.

Llamamos a los líderes políticos, a las autoridades de Gobierno, a funcionarios públicos y privados y a simpatizantes de cualquier partido, a la tolerancia y al respeto ante la diversidad de ideas, a no atizar y actuar con apasionamientos electorales que puedan conducir a lamentables actos de violencia.

¡No se mata la verdad amenazando o matando periodistas!
Dado a los siete días del mes de agosto del dos mil once.

Tatiana Rothschuh Andino
Corresponsal END
en Río San Juan

Ingrid Duarte
Corresponsal END en Granada

Mercedes Vanegas
Corresponsal END en Masaya

Tania Goussen
Corresponsal END en Carazo

Mercedes Sequeira
Corresponsal END
en Chontales

Heberto Jarquín
Corresponsal END en RAAS

Jesús Salgado
Corresponsal END en la RAAN

José Luis González
Corresponsal END en León

Róger Olivas
Corresponsal END
en Chinandega

Máximo Rugama
Corresponsal END en Estelí

Lésber Quintero
Corresponsal END en Rivas

Francisco Mendoza
Corresponsal END
en Matagalpa

Leoncio Vanegas
Corresponsal END
en Nueva Segovia

Brenes lamenta situación de periodistas

Arlen Pérez
Como “lamentable” describió monseñor Leopoldo Brenes lo que está sucediendo con la periodista Silvia González, corresponsal de EL NUEVO DIARIO, y lo que ocurrió con Eduardo Enríquez, de La Prensa. Señaló que la comisionada Aminta Granera, Directora de la Policía Nacional, debería tomar en cuenta las observaciones que se han hecho sobre estos casos.

“Esto es lamentable, ya mucha gente ha hecho esas observaciones que ojala doña Aminta (comisionada Granera) las tome en cuenta y dialogue con los escoltas que están al servicio de las diversas personalidades”, dijo Brenes, refiriéndose al caso de Enríquez.

Aseguró que las cosas pueden llevarse con calma y que los nicaragüenses son pacíficos. “En Nicaragua no hay persecución de nadie. A nadie lo han sentenciado. Creo que no debemos tener miedo. Como notaron en el evangelio, el Señor usó esa frase y luego el Santo Padre la tomó como un caballito de batalla. No tengan miedo. Los nicaragüenses somos gente pacífica y no nos andamos matando los unos a los otros, y ojalá no lleguemos a eso”, expresó el Arzobispo de Managua.

Invitó a los periodistas, hombres y mujeres, así como a todos los que son comunicadores, a que sean objetivos. “Una de las cosas grandes que tienen que desarrollar --y todos los que somos comunicadores-- es ser objetivos, no ser amarillistas, sino ser objetivos, transmitir con objetividad la noticia y con verdad, y que se vaya creando toda una cultura para que no seamos alarmistas”, añadió.