• LEÓN |
  • |
  • |

Los subterráneos de las galerías de la mina Santa Pancha, en el municipio de Malpaisillo, departamento de León, permanecen cerrados desde junio del presente año, luego de ocurrida la inundación en los túneles provocada por las fuertes lluvias, que azotaron la localidad, y en donde pereció el minero Víctor Manuel Vílchez Martínez, de 35 años.

Ha transcurrido más de mes y medio de la desgracia, y todavía la empresa minera continúa haciendo trabajos de sellamiento de concreto en las galerías subterráneas.

Están también a la espera de que las autoridades del Ministerio del Trabajo, Mitrab y del Ministerio de Energía y Minas, MEM, emitan una resolución para la reapertura de dichas áreas.

Según Martín Esparza, Gerente de la empresa Tritón Minera, S.A., subsidiaria de la transnacional canadiense B2Gold, los trabajos consisten en dividir la mina Santa Pancha, en dos sectores.


Construyen tapones de concreto
“Estamos construyendo muros de contención de un metro de espesor, diseñados por una empresa externa, que evitará cualquier comunicación entre las antiguas galerías subterráneas de la mina Santa Pancha y las áreas en las cuales actualmente se trabaja”, dijo Esparza durante la inauguración de cinco proyectos sociales, impulsados por la empresa, y valorados en más de diez millones de córdobas.

El funcionario agregó que es probable que a inicios de septiembre reabran las galerías. “Actualmente el túnel está cerrado, solo se está trabajando en labores de seguridad, pero aunque no haya producción, la empresa está pagando salarios a los trabajadores, las pérdidas son cuantiosas pero son cifras que no tengo autorización de decirlas”, expresó Esparza.

No están preparados para cataclismos
La realidad, es que la empresa Tritón Minera, S.A., demostró que no estaba preparada para hacerle frente a la emergencia ocurrida a raíz de la inundación de las galerías, ni siquiera contaba con bombas de suficiente capacidad para extraer las aguas estancadas. Tuvo que ser auxiliada por mina Mochito, de Honduras, que aparentemente tiene menos recursos.

En este sentido, Martín Esparza aclaró que cuentan con lo necesario para los procesos normales para evacuar el agua, ventilar la mina y la energía, pero “no estamos preparados para una eventualidad superior, como un huracán, un cataclismo o una inundación mayor”, expresó.

Destacó que como parte de las medidas de seguridad, se realizan simulacros de evacuación del personal, y se trabaja en mejorar el sistema de alerta temprana.
‘Ahora si llueve, la gente comienza a salir de los túneles, sin necesidad que se trate de un fuerte aguacero, esos sistemas nos protegen ante posibles catástrofes de la naturaleza, esto no quiere decir que no tengamos equipos”, refirió.


Seguridad en cuanto a explosivos
También destacó que a diferencia de otras empresas mineras, desde meses atrás se trabaja en la seguridad de los explosivos. “Los detonantes y cartuchos los almacenamos en los subterráneos, hemos hecho un polvorín nuevo dentro de la mina que resguarda el 95% de los explosivos, que oscilan entre 10 a 15 toneladas”, dijo Esparza, tras mencionar que las probabilidades de pérdidas o robos son mínimas.