• |
  • |

Un conductor de un bus contestó su teléfono celular, y en el descuido mató a una mujer y a sus dos hijos. Los accidentes de tránsito que roban vidas pueden crear fácilmente familias infuncionales, y es lo que pretende evitar la Dirección Nacional de Tránsito de la Policía (DNT), al alertar que desde enero a junio de este año han fallecido cinco personas por la distracción al manejar, y tres más en julio.

Luisa Amanda Bustamante Muñoz, y sus hijos José Luis Dávila Bustamante y Yuiliza Rosales Olivas, de 4 y de 11 años, respectivamente, murieron tras ser arrollados por Carlos Alberto Meza, de 31 años, conductor de un bus, luego de participar en una procesión de la patrona del municipio de Palacagüina el pasado 17 de julio.
Meza, según testigos, iba contestando su celular y a alta velocidad, a tal punto que no le dio tiempo ni de tocar el pito del pesado vehículo.

Bajas cifras, pero “ojo”
La comisionada mayor Mercedes Amador, segunda jefa de la DNT, detalló que por distraerse en el manejo han ocurrido, 71 accidentes de tránsito en el período antes mencionado, 42 han sido con daños materiales y 29 con víctimas que significaron 33 lesionados.

Indicó que las distracciones pueden darse por gente que va escuchando música, cambiando CD, comiendo y viendo los rótulos que hay en las calles.
“Aunque sea con manos libres que se esté haciendo la conversación por celular, causa distracción en el manejo”, señaló Amador.

Principales causas de accidentes en números
Este año, el primer semestre, indica que la causa predominante por la que ocurren los accidentes de tránsito es que los conductores no guardan la distancia, con 2,942 encontronazos, de los cuales 2,770 provocaron daños materiales y 172 dejaron víctimas, entre las cuales destacan 14 muertes y 234 lesionados.

La segunda causa que produce más accidentes es la invasión de carril, con 1,796, de los cuales resultaron 1,469 con daños materiales y 327 con víctimas, de ellas 43 murieron y 463 resultaron lesionadas.

La tercera causa la constituyen los giros indebidos, 425 choques, de ellos mil 372 fueron con daños materiales y 53 con víctimas, de las cuales dos fallecieron y cuatro resultaron lesionadas.

La cuarta es por falta de precaución al retroceder, con 1,407, de los cuales 1,339 dejaron daños materiales y 77 víctimas, de ellas 19 murieron y 98 salieron lesionadas.

La quinta está enmarcada en las personas que manejan en estado de ebriedad, con 78, de los cuales 33 fueron con daños materiales y 45 con víctimas, y de estas, 21 perdieron la vida y 48 quedaron con lesiones.

300 muertos hasta julio
El comisionado mayor Roberto González, jefe de la DNT, afirmó que de enero a julio han muerto 300 personas en accidentes de tránsito en el país, 23 menos que en el mismo período del año pasado. Los encontronazos han dejado 2,600 lesionadas, 250 menos que en 2010; sin embargo, González dijo que este año han aumentado el número de choques en relación con el año pasado, pero no precisó cifras.

Las autoridades de tránsito, de enero a junio, señalan que Managua es el lugar en donde más accidentes ocurren, con 7,861, donde fallecieron 77 personas y 1,027 resultaron lesionadas. León ocupa el segundo lugar con 515 encontronazos, que dejaron ocho fallecidos y 82 lesionados. Masaya es el tercer departamento, con 498 accidentes, que permitieron 19 muertes y 183 lesionados. Sigue Chinandega con 473, que dejaron 22 muertos y 110 lesionados. El quinto es Matagalpa, con 433 accidentes que permitieron 24 fallecimientos y 144 golpeados.

“Hacemos un llamado a los conductores del transporte colectivo a que asuman con responsabilidad esa actividad que realizan, porque a diario vemos que muchos de ellos no respetan las señales de tránsito, la señal del semáforo, y casi siempre se pasan cuando la luz está en rojo”, exhortó la comisionada Amador.

Víctimas necesitan ayuda
Miembros de la Asociación de Personas Unidas en el Dolor y la Esperanza (PUDE), desde hace tres años se han dado a la tarea de brindar ayuda especializada a personas que han perdido a un ser querido en colisiones vehiculares.

Las personas que hayan perdido un ser querido en diferentes circunstancias pueden obtener ayuda en PUDE, llamando al teléfonos 88825757 o escribiendo al correo electrónico pudenic@hotmail.com.

Nueve veces más probable chocar
Un estudio realizado en 2008 por la Universidad de California del Sur, explica por qué razón hablar por celular parece volver a los conductores más proclives a los accidentes.

El informe, que aparece en el último número de “Experimental Psychology”, muestra que mantener una conversación con alguien que no está presente compite con las regiones del cerebro necesarias para ejecutar tareas visuales.

Pese a la evidencia del riesgo que crea, el uso de celulares en los autos sigue creciendo. En Argentina es una práctica --se hable con un aparato de manos libres o no-- que prohíbe la Ley Nacional de Tránsito. En la ciudad de Buenos Aires se aplican multas que van de 100 a 1,000 pesos.

¿Qué pasa con el cerebro cuando se maneja y se habla por celular? El profesor adjunto de Psicología de la Universidad de Carolina de Sur, Amit Almor, señala: “Cuando la gente habla con alguien que no está presente, las partes del cerebro encargadas de procesar lo visual crean una representación mental del lugar en donde puede encontrarse la otra persona”.

A las personas que participaron del estudio les hicieron una serie de pruebas visuales en una computadora mientras escuchaban información sobre, por ejemplo, cómo armar una pecera o cómo encontrar el norte valiéndose del Sol o de las estrellas como orientación. Y luego les formularon preguntas sobre lo que habían oído.

Resultados: Les fue mucho mejor en sus tareas visuales cuando sólo escuchaban, en oposición a cuando debían prepararse para hablar. Cuando estaban escuchando, si las demandas de sus cerebros eran excesivas, podían eliminar lo que estaban oyendo. El estudio descubrió diferencias menores basadas en el lugar de donde provenía el sonido. Cuando el audio venía de la misma dirección que las personas estaban mirando para hacer sus tareas visuales, les iba mejor.

Estudios anteriores probaron las distracciones cognitivas que acarrea el uso de los celulares mientras se conduce. Una investigación publicada en el British Medical Journal indica que manejar y hablar por celular sube cuatro veces el riesgo de accidente. Y este índice también incluye al sistema de “manos libres”. “No es solo marcar un número telefónico o responder mensajes: lo que más distrae es la conversación. Nuestro cerebro solo puede hacer determinada cantidad de tareas al mismo tiempo”, advirtieron los expertos.