•   Rivas  |
  •  |
  •  |

La muerte del sub inspector de la Policía Nacional, Rómulo García Velásquez, hizo que la policía de Rivas montara un fuerte operativo en el cual capturaron a 12 personas y ocuparon diez vehículos y varias motocicletas, que pertenecen a personas vinculadas con el narcotráfico y que supuestamente tienen que ver en el enfrenamiento a balazos que se dio a las 4:30 de la tarde del sábado, en una propiedad ubicada frente al kilómetro 117, de la carretera Rivas-Peñas Blancas.
En dicha reyerta pereció García Velásquez, de 40 años, y según fuentes policiales, la balacera se originó al chocar dos bandas vinculadas con el narcotráfico, en una de las cuales andaba como agente infiltrado el oficial, quien de acuerdo con médicos del hospital de Rivas, pereció en el quirófano cuando le realizaban una cirugía.
Los galenos detallaron que García Velásquez ingresó al hospital a eso de las cinco de la tarde, y presentaba un impacto de bala en su sien derecha, otro en el tórax y abdomen, y una en el muslo derecho. Al momento de ingresar al quirófano el oficial encubierto presentaba una presión arterial de 40/20, y al final pereció por una hemorragia masiva, ya que los impactos de bala, realizados con escopeta, le perforaron el pulmón y el corazón.
La banda de “tumbadores”
Según nuestro informante, el enfrentamiento se dio cuando una banda de asaltantes de droga --en la que se mencionan como cabecillas a los hermanos Pedro y Luis Medina Amoretti--, intentó despojar a la otra banda, en la que andaba García Velásquez, de un cargamento. En el lugar no se encontró ni armas ni señas de drogas ni dinero.
Dos heridos
Producto del enfrentamiento, también resultaron heridos, Romel Ochoa Cisneros, de 47 años, con impactos de bala en abdomen y en el brazo derecho, el cual, según los galenos, hasta podría perder su brazo, ya que la bala le perforó la arteria. Debido a su estado los médicos decidieron trasladarlo al Hospital “Lenín Fonseca”, y según una fuente policial, Ochoa Cisneros andaba en la banda del policía infiltrado.
Otro lesionado con impactos de bala fue precisamente Luis Medina Amoretti, quien tuvo que ser intervenido quirúrgicamente de emergencia, ya que una bala le perforo el intestino delgado y se encuentra restableciéndose en el hospital de Rivas, bajo vigilancia policial.
EL NUEVO DIARIO trató de buscar la versión oficial por medio del comisionado mayor Carlos Espinoza, jefe de la Policía de Rivas, pero éste, después de esperarlo durante más de seis horas, sólo salió para decir que la versión oficial ya la había dado la comisionada Aminta Granera.
En indagaciones se conoció que entre los doce detenidos están Pedro Amoretti y Alfonso Díaz Palma, a quien tuvieron que ir a sacar del Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, en Managua, en horas del mediodía de ayer, ya que "coincidentemente", ingresó al hospital de Rivas, junto con los heridos de la balacera y la policía considera que podría estar vinculado a la banda de los Amoretti.
"Pocho", como se conoce a Díaz Palma en Rivas, ingresó al hospital de esa ciudad, con fractura en su tobillo derecho y un trauma craneal que sufrió al caerse de una moto en el barrio 29 de mayo. El accidente se dio debido al estado de embriaguez en que conducía "Pocho", quien viajaba en compañía de Irlanda Mendoza, quien resultó con un trauma cráneo encefálico severo, heridas en el pie derecho y posible lesión en la vejiga, por lo que tuvo que ser traslada al “Lenín Fonseca”, donde fue intervenida.
Según la fuente policial, "Pocho” sufrió el accidente cuando escapaba de la balacera y se dirigía hacia su casa ubicada en el barrio 29 de Mayo, y por tal razón procedieron a detenerlo pese a su estado de salud.
Pocho desmiente
No obstante, “Pocho” relató a EL NUEVODIARIO que él no tiene nada que ver en con el enfrentamiento a balazos, “y no sé por qué me llegaron a sacar del Hospital “Lenín Fonseca” para trasladarme a la Policía de Auxilio Judicial de Managua, y luego me trasladaron a la de Rivas, y supuestamente me traían al hospital de esta ciudad", explicó.
Desde los asientos traseros de la camioneta donde fue traslado de Managua a la Policía de Rivas, "Pocho” señalaba que la tarde del sábado se encontraba en la comarca La Chocolate, y que luego se trasladó a tomar licor a "El Cevichero", ubicado 200 metros antes de llegar al hospital de Rivas. De ahí aseguró haberse trasladado con Irlanda hacia el barrio 29 de Mayo a eso de las seis de la tarde, y ya casi al llegar a su casa sufrió el accidente, por lo que alega que no tiene nada que ver en la balacera.