• |
  • |

Hace un par de años, el 8 de agosto, Día del Trabajador de la Salud, se celebró como una fiesta patronal, dirigida únicamente a los médicos sandinistas. Esta vez, la efeméride no tuvo tanto jolgorio, porque el gremio está dividido. Además, continúa en vigencia el temor a ser despedidos por no apoyar el “proceso revolucionario” orteguista.

Los miembros del Foro Médico Nicaragüense aseguraron a EL NUEVO DIARIO que un reflejo claro de los constantes acosos, es lo que le sucedió recientemente a dos médicos que laboraban en el Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, en el área de otorrinolaringología.

Se trata de los doctores Mario Vélez, otorrinolaringólogo, y Francisco Medrano, el único cirujano de cuello que estaba trabajando para el Ministerio de Salud, Minsa. Junto a ellos, también fue despedida la doctora Verónica Avilés, mastóloga del Hospital “Bertha Calderón”.

También indicaron que existe una persecución para el doctor Milton Baltodano, cirujano general, a quien, según los galenos, de forma arbitraria lo tienen en el servicio de emergencia del “Lenín Fonseca”, aunque haya una sentencia legal, para que las autoridades hospitalarias le respeten sus derechos.

Sin embargo, uno de los muchos casos emblemáticos, es el del otorrinolaringólogo, Roberto López Vargas, quien lleva tres años y medio suspendido del Minsa, a pesar de que ha ganado todas las batallas legales, aun así existen indicaciones para no reintegrarlo al “Lenín”.

No pueden ingresar a sus centros de trabajo
Para los afectados, dieron la orden de que no los dejen entrar a sus hospitales correspondientes. “Lo que sucede es que están corriendo a los médicos que no son de confianza, para dejarles libres esas las plazas a los médicos afines al orteguismo. Andan buscando pelos en la sopa de los que no andan con ellos, pero los de su grupo, pueden tener una peluca y no les dicen nada”, aseguraron los médicos.

Los galenos adscritos al Foro Médico Nicaragüense aseguraron que esta festividad es recordada solo por los integrantes del sindicato orteguista, Fetsalud, con una fiesta exclusiva, para la que piden una cuota sin rendirle cuentas a nadie.

“Ellos siguen violando todos los derechos de los trabajadores que no están bajo el paraguas político del Frente Sandinista. Nos dividieron con el horario laboral, unos trabajamos cuatro horas en el Minsa, otros trabajan ocho horas. Y hay unos odontólogos que trabajan las ocho horas, pero no se las pagan”, denunciaron.

De igual manera, indicaron que todo médico general desea tener una especialidad, sin embargo, si el doctor no es parte de Fetsalud, no tienen opción a prepararse. “Esto es una lástima y da tristeza”, consideraron.