• |
  • |

Cárceles inundadas de hombres a merced del capricho de las mujeres, es la imagen que preocupa a José Morales, un ciudadano que se siente amenazado por la aprobación de la Ley de Violencia contra la Mujer.

Según Morales, esta ley pondría a los varones en posición de franca desventaja, fomentando la concepción de hombres abusadores y dejando una rendija para la manipulación por parte de la mujer.

“Con esa ley nos pondrán de rodillas ante las feministas y el procedimiento es inquisitivo. Será tigre suelto contra burro amarrado, porque las instancias desde la Comisaría de la Mujer, Ministerio Público y nuevos Juzgados de Distritos Penales especializados en violencia, estarán integrados solo por mujeres”, indicó.

Ley basada en la Constitución
Al respecto, la magistrada Alba Luz Ramos, Presidenta de la Corte Suprema de Justicia, aseguró que la Ley de Violencia contra la Mujer se basa en la Constitución Política, la cual establece el principio de igualdad absoluta y la necesidad de que el Estado elimine todos los obstáculos para alcanzarla.

“La Constitución y el Comité para la eliminación de la discriminación contra la mujer, Cedaw, establece que para superar la desigualdad se deben eliminar todas las formas de marginación contra la mujer a través de una discriminación positiva. El hombre siempre ha estado en situación de poder con respecto a la mujer, por eso la Constitución establece, y es más, exige, que es responsabilidad de los legisladores eliminar estas barreras”, indicó la magistrada Ramos.

Añadió que esta es una Ley contra la Violencia, no contra los hombres, quienes ya tienen suficientes instrumentos jurídicos para protegerse de cualquier agresión.

Según las estadísticas, un 10% de las mujeres ejercen violencia versus un 90% de hombres que la practican contra sus parejas.

Pena mayor por abuso de poder
El diputado José Pallais, Presidente de la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional, explicó que aprobar la Ley de Violencia contra la Mujer, con un aumento de un tercio de las penas, no responde a un deseo de discriminar al hombre, sino a las circunstancias especiales que rodean la comisión de un delito.

“Recordemos que el feminicidio ocurre en el marco de una relación de pareja y de confianza, donde la mujer está más desprotegida. La violencia contra el hombre ya está penalizada, pero como la relación de poder no es la misma, no puede tener el mismo análisis jurídico. El objetivo de esta ley es establecer la igualdad donde no la hay”, comentó el diputado.

Que los hombres denuncien
Al respecto, María Elena Domínguez, enlace de la Red de Mujeres contra la Violencia, aseguró que los hombres no tienen nada que perder con esta ley, ya que ellos también tienen instancias que los protegen.

“Cualquier hombre puede ir a las comisarías de la mujer y poner la denuncia en caso de agresión. De hecho, nosotros llevamos un registro de dos mujeres que agredieron a sus maridos en lo que va del año. En las comisarías encontrarán psicólogos especializados y terapias grupales”.

La psicóloga Alicia Pérsico, considera que es la cantidad la que hace la diferencia, ya que leyes como la mencionada están orientadas a solucionar los problemas dentro de una sociedad.

“Esta Ley no fue creada porque las mujeres somos buenas o mejores que los hombres.

Obedece a cifras que demuestran que estamos en situación de vulnerabilidad”, señaló Pérsico.

Miedo por pérdida de poder
Pérsico añadió que el miedo que se puede gestar en algunos hombres ante los nuevos escenarios en que la mujer está reclamando sus derechos, obedece a la pérdida de espacios de poder, y al control que tradicionalmente han ejercido y que ahora están perdiendo.