• |
  • |

La productora y agencia de publicidad Difuso Audiovisual, que se anuncia en los buses donados por Rusia a Nicaragua, y vendidos como negocios privados por la financiera Caruna, es manejada por Juan Carlos Ortega Murillo, hijo de la pareja presidencial, y por su esposa Idania Castillo, según investigó EL NUEVO DIARIO.

De acuerdo con las indagaciones, ambos jóvenes están al mando de esta empresa que surgió en 2008 y se ubica en un complejo de módulos al que se le denominó Espacio Sur, en los alrededores del enorme complejo de viviendas y locales del FSLN, que se aglutinan alrededor de la casa familiar, despacho presidencial y sede del partido gobernante.

El joven Ortega Murillo es el dueño del complejo que comprende un estudio de grabación de audio donde está la productora Revuelta Sonora, un estudio de vídeo bajo el nombre de Difuso, y tres cuartos de ensayo equipados con instrumentos musicales para que los jóvenes artistas realicen sus prácticas.

Muy aparte de estos módulos, se encuentra uno que es dedicado exclusivamente para el montaje de eventos culturales, igualmente, bajo la dirección del hijo del mandatario.

La campaña de Alexis

El trabajo más grande con el que Difuso arrancó su actividad comercial, según explicaron fuentes a EL NUEVO DIARIO, fue la publicidad para la campaña municipal de 2008, donde bajo una gran tela de duda ganó las elecciones municipales el excampeón de boxeo, Alexis Argüello (q.e.p.d.).

Después de ello, Difuso se instaló como la empresa que produce todos los spot y campañas publicitarias del gobierno y de sus instituciones, las cuales son transmitidas en los medios oficialistas y canales donde la familia presidencial tiene acciones.

Además de la publicidad gubernamental, Difuso es el encargado de elaborar la publicidad del Intur, y de una cantidad no precisada de entidades del gobierno.

Un nuevo negocio cedido a esta empresa familiar fue el de “acondicionar” tecnológicamente 105 de las 250 unidades de buses rusos modelo KAVZ-4238 que se están distribuyendo a nueve cooperativas de la capital.

A cada una de las unidades se le colocó dos pantallas LCD de unas 18 pulgadas, es decir, 210 equipos en total, cuyo costo ronda un millón 677 mil 900 córdobas, por medio del cual se transmiten spot de la campaña electoral del FSLN y anuncios de las instituciones públicas respaldando la candidatura de Ortega.

Todo es propaganda y anuncios pagados

“Este espacio puede ser suyo”, reza una parte del vídeo. La agencia publicitaria a la que remite la pantalla es Difuso Audiovisuales, ubicada en Reparto El Carmen, en una oficina que está en las cercanías de la secretaría del partido de gobierno.

En un recorrido realizado por EL NUEVO DIARIO, se constató que las unidades que hace unos días comenzaron su labor por la capital, reproducen, a lo largo del recorrido, un mismo vídeo que contiene, entre otras, imágenes de la celebración del pasado 19 de de Julio, así como fotografías, marchas propagandísticas del partido gobernante.

Dichos vídeos cambian de un momento a otro a anuncios de índole turística y cultural del Estado, así como a anuncios del oficialista Canal 8, adquirido con fondos de la cooperación venezolana al empresario Carlos Briceño, y que es otra empresa del clan Ortega-Murillo.

El pasado 2 de agosto, en las instalaciones de Alba-Transporte se entregaron las primeras 30 unidades de buses rusos a cooperativas de transporte leales al FSLN; la sorpresa de los conductores es que estas estaban equipadas con dos pantallas con instrucciones de mantenerlas encendidas día y noche para transmitir incesantemente propaganda del partido de gobierno.

END trató de tener acceso ayer al director del Irtramma, Francisco Alvarado, quien se encontraba en las instalaciones de la paraestatal privada, pero uno de los vigilantes del lugar simplemente dijo “no hay acceso para la derecha”.

En la dirección de la citada empresa, aparecen varios números de teléfonos dónde contactarse para pautar publicidad. Uno de ellos es el mismo número celular de Ortega Murillo, según se confirmó en una llamada que se le realizó ayer.

END se comunicó vía telefónica con Ortega Murillo para tratar de costos de instalación de las pantallas y de manera muy escueta dijo: “Discúlpeme un momentito, estoy en una reunión”, seguidamente cortó la comunicación.