•  |
  •  |

RIVAS

Sin escapatoria y acorralados lucen los integrantes de una supuesta célula del crimen organizado internacional, que, según la Policía Nacional, estaba asentada en San Juan del Sur, con la misión de recibir droga proveniente de Costa Rica, para luego trasladarla vía acuática y terrestre hacia El Salvador y Guatemala.
Por el caso están siendo juzgados en la ciudad de Rivas, 11 detenidos, entre ellos el estadounidense Jason Zachary Puracal, y a ellos ahora se sumó otro sanjuaneño, al cual el controversial juez leonés Kreeger Alberto Artola Narváez, decidió juzgar en ausencia y se trata de Martín Rolando Ponce.
El juicio inició el martes y se suspendió a las nueve de la noche. Ayer continuó, siempre bajo la dirección del cuestionado juez suplente del Juzgado de  Distrito Penal de Juicio de Rivas, Artola Narváez, al cual según fuentes judiciales, le encomendaron hacerse cargo del proceso hasta el final.
Por la manera en que ha actuado el judicial en estas primeras audiencias, todo hace indicar que los procesados serán condenados, y la mayoría de los abogados defensores ya aceptan tal hipótesis.
Uno de los defensores consultados señaló, bajo el anonimato, que “el juez ha desechado casi todas las pruebas con la que nosotros (los abogados) demostraríamos la inocencia de los imputados, por lo que quedaron en completa indefensión, mientras a la parte acusadora, que en este caso son la Fiscalía y la Procuraduría General de la República, les está permitiendo todo y hasta parece parte del equipo de ellos”.
Entre las pruebas que el juez le desechó a los abogados está el testimonio del diputado Alejandro Ruiz Jirón, quien dijo a EL NUEVO DIARIO que se presentaría a  confesar que el acusado y excandidato a alcalde de San Juan del Sur, Róger Núñez, era uno de sus alumnos becados, y al cual, además, ayudaba económicamente por carecer de recursos.
Agregó que también diría  que nunca ha tenido conocimiento de que Núñez anduviera en malos pasos, y que más bien hay buenas opiniones a su favor.
El juez también desechó una carta de la DEA a favor del Puracal, y los testimonios de varias personas, incluyendo extranjeros, así como un vídeo.
Entre los 11 acusados está Manuel Antonio Ponce Espinoza, conocido por sus iniciales como MAPE, y el cual, según la Policía, es el cabecilla de la banda, y está siendo procesado por los delitos de crimen organizado, de transporte de drogas en la modalidad internacional, de lavado de dinero, y de bienes y activos.
MAPE es procesado junto a su padre, Segundo Rufino Ponce; a su cónyuge, Paulina Monge Camacho; a Ronald Danilo Sánchez y a Puracal. En la audiencia de ayer, Monge sufrió un desmayo, pero una hora después la regresaron al salón judicial, y hasta la hora de nuestro cierre la audiencia no había concluido.