•  |
  •  |

Diferencias abismales existen entre el número de causas que presumen los abogados laboristas están “congeladas” desde hace cinco meses, y las que los magistrados del Tribunal Nacional Laboral de Apelaciones creen están pendientes de fallo definitivo.

El presidente del Tribunal Laboral, magistrado Humberto Solís Baker, dijo que esa instancia judicial al iniciar sus labores  podría estar recibiendo 500 expedientes llegados de todo el país.

Esta cifra proyectada por el magistrado Solís difiere de lo estimado por algunos abogados laboristas como Isaís Zeledón, quien cree que entre sentencias y autos dictados por los jueces laborales están pendientes de apelación más de 10 mil causas.

El Tribunal Nacional Laboral de Apelaciones “nació” el pasado 25 de mayo, con la publicación de su ley creadora, la 755, pero fue hasta hace un mes que la Corte

Suprema de Justicia puso en posesión de sus cargos a los magistrados laboristas.
Desde el 25 de agosto hasta la fecha, las Salas Civiles de los Tribunales de Apelaciones de todo el país, solo han recibido los recursos de Apelación en materia laboral, pero no han resuelto, porque la referida ley los inhibe de hacerlo.

“Los abogados que litigamos en la parte laboral estamos preocupados, porque desde hace más de tres meses no hay quién resuelva una apelación”, expresó Zeledón.

El litigante dijo que hay muchos trabajadores a la espera de que el Tribunal Laboral inicie su trabajo para saber si serán reintegrados a su puesto laboral o si recibirán el pago de las prestaciones sociales que reclaman en concepto de liquidación final.

 

Una voz de esperanza
El magistrado Humberto Solís anunció que a partir de hoy comenzará a atender al público la Oficina de Recepción y Distribución de Causas del Tribunal Laboral.
Solís explicó que en la referida oficina se asignará de manera aleatoria a cada uno de los magistrados las causas  que ingresen  a ese tribunal.

Hasta antes de la reciente creación del Tribual Laboral Nacional, los recursos de apelaciones de esa rama de la justicia eran resueltos por los magistrados de la Sala Civil de los nueve Tribunales de Apelaciones existentes en país.

Esto causaba que las apelaciones en materia laboral esperaran hasta tres meses, pero ahora serán resueltas en menos de dos meses, consideró el magistrado Humberto Solís.

El hecho de que ahora la apelación debe ir acompañada del escrito de expresión de agravio, también ayudará a la afiliación de la justicia laboral, agregó el magistrado.
En Nicaragua no existía Tribunal Laboral desde 1983, cuando fue abolido, y su herencia fue simbólica, pues solo estaba pendiente de ser resuelta una apelación, recuerda el doctor Baker, quien fue miembro de esa instancia judicial.

El Tribuna Nacional Laboral de Apelaciones tiene su sede del parque Las Madres, una cuadra al este, una al norte y otra cuadra al este.