•  |
  •  |

El desalojo que el recién pasado martes sufrieron de sus oficinas en la Alcaldía de Managua, ALMA, los concejales opositores Luciano García y Leonel Teller, fue arbitrario, y demuestra abuso de poder y ausencia de cualquier sentido democrático, aseguró Manuel Ortega, sociólogo y analista de temas municipales y ciudadanía.

Ortega explicó que los concejales son electos por voto popular y forman parte del gobierno local, y, por lo tanto, tienen derecho a un lugar en la alcaldía.
El investigador también expresó que estas acciones solo sientan malos precedentes, y advierten a los demás ciudadanos que quieran criticar a la administración edilicia lo que les podría pasar.

“Me parece grave y muy mala señal para todos los ciudadanos, porque el mensaje es que no podés hacer señalamientos ni criticar a la administración edilicia, porque te enjuician y te sacan. Se creen los intocables”, dijo el sociólogo.

“No hay argumento legal”
El día del desalojo, el secretario de la comuna, Fidel Moreno, y el secretario del Concejo, Enrique Armas, expresaron que desconocían la actuación y que la investigarían, aunque los trabajadores que llegaron a sacar las computadoras y demás muebles dijeron que era orden superior.

Según Ortega, estos intentos de destitución van contra la Ley, porque nadie puede destituirlos, solo el Concejo en pleno, por causales establecidas en la ley.

“No encuentro en absoluto ninguno de los argumentos establecidos en la Ley para destituirlos. Esa fue una decisión arbitraria”, recalcó el investigador.

Según opositores, lo que se lee en la acción contra Teller y García es una intención de desalojo de sus cargos por mantener una actitud crítica a la gestión de la alcaldía.

En los últimos días, los concejales han demostrado su inconformidad por el constante aumento del techo presupuestario para la supuesta ejecución de proyectos de emergencia. El presupuesto inicial fue de 1,563 millones 560 mil 866 córdobas, y ahora está en 1,815 millones 52 mil 103 córdobas.