•  |
  •  |

Tras 15 años de litigio jurídico y más de 300 fallecidos, la empresa Dole Food Company firmó un acuerdo extrajudicial para indemnizar a 3,153 personas, de los más de 17 mil extrabajadores que demandaron a la compañía por daños a la salud por el uso de los químicos Nemagón y Fumazone.

El monto de la indemnización es aún desconocido, solo se maneja que se entregará una suma total que será dividida según el grado de afección de los extrabajadores, afección que contradictoriamente es negada por la transnacional.

Los daños considerados dentro del arreglo con Dole son por azoospermia (ausencia de espermatozoides), oligoespermia (disminución del volumen de espermatozoides), y otras afecciones del aparato reproductor masculino.

No obstante, el ingeniero Humberto Hurtado, vocero de la empresa, aseguró que esto no significa un reconocimiento de daños y perjuicios producidos por su compañía.

 

Dan por “responsabilidad social”

“Dole Food Company reitera que no hubo daños por exposición ni pruebas que soporten lesiones a la salud, pero en aras de cumplir con nuestra responsabilidad social, hemos dado este paso trascendental, aunque no debe interpretarse como un esquema económico base para los otros grupos que aún reclaman indemnizaciones”, aseguró Hurtado.

Los 3,153 trabajadores nicaragüenses que serán beneficiados con este arreglo están distribuidos en 10 juicios en Managua, León y Chinandega. Aún quedan unos 13,874 demandantes de otros bufetes.

Durante el proceso judicial realizado por el grupo de abogados de Provost Umphrey, se presentaron dos exámenes de esperma, dos valoraciones psicológicas, pruebas documentales y testificales que demostraban la correlación directa entre la exposición a estos plaguicidas y la infertilidad.

 

Algo es algo… para abogados

Jacinto Obregón, representante de los extrabajadores, aseguró que aunque tenían “un caso contundente”, decidieron aceptar el arreglo para evitar el desgaste de los afectados, pero discrepó de Hurtado en cuanto a la responsabilidad de la compañía.

“Esto es un estilo de las transnacionales que lleva una doble intención: no quedar como victimarios ante la opinión pública y escudarse ante futuras demandas que podrían usar este acuerdo como prueba de su error. Pero el memorando emitido por la empresa fabricante Dow Chemical Company es claro. Ellos reconocieron que aunque el producto era tóxico podía venderse a Latinoamérica, siempre y cuando las ganancias superaran las pérdidas por demandas”, aseguró Obregón.

Reynaldo Castillo, dirigente sindical de los extrabajadores, afirmó que esto ayudará a paliar la situación de muchos campesinos ex bananeros, aunque la batalla continúa en demanda a otras compañías estadounidenses, como Dow Chemical Company, Shell Oil Company, Shell Chemical Company, Shell Chemical LLP y Occidental Chemical Corporation.

“Esperamos que esto ayude a muchos trabajadores que viven una situación crítica, muchos están en los hospitales, viven en condiciones infrahumanas o dejaron huérfanos y viudas”, expresó Castillo.