•   Chontales  |
  •  |
  •  |

El secretario de la Conferencia Episcopal y Obispo de la Diócesis de Chontales, monseñor Sócrates René Sándigo Jirón, instó a las autoridades relacionadas con la seguridad en el país, que estén muy atentos y se haga justicia en el caso de la periodista Silvia González, para que “este tipo de cosas no llegue a consecuencias mayores, sobre todo, no se siga creando ese ambiente de miedo, de pánico”.

Consideró que las instancias respectivas deberían estar muy atentas, porque si no, “estaríamos cayendo en una situación gravísima de violación de la expresión pública a través de los medios de comunicación”.  

Manifestó que toda persona tiene derecho a su trabajo, y a tener un ambiente sereno y tranquilo. “Cuando hay este tipo de represalias y de amenazas, perjudican; si fuesen falsas, ya sicológicamente están causando problemas a la persona”.

El secretario de la Conferencia Episcopal opinó que la denuncia de González es gravísima por la situación que están viviendo ella y su familia.

“No vivir en ambiente de temor”
“Los obispos en nuestros mensajes enfatizamos muchos que la ciudadanía no tenga miedo; no podemos vivir en un ambiente de temor  porque eso no es vida, no es tener tranquilidad cuando uno no tiene el ambiente donde opinar, donde puede decir la verdad… Creo que esto ya deteriora el ambiente social”, indicó.

Garantizar libertad de periodistas
Ante esa situación, Sandino Jirón pidió a Dios para que este tipo de situaciones no crezcan ni se repitan, aduciendo que “Nicaragua tiene que desarrollar su ambiente de paz, y los periodistas deben contar con un ambiente garantizado, donde tengan y puedan ejercer su trabajo con tranquilidad y libertad de expresión”.

Agregó que opinar en contra del otro no es estar destruyendo al otro. A veces la crítica construye o informa lo que está sucediendo, tampoco es destruir al otro, simplemente, se está dando a conocer cómo anda el mundo, cómo anda Nicaragua. Los periodistas tienen un papel importante en la nación: el de informar, además de velar para que las cosas marchen bien…”.  

El prelado dijo que si los periodistas están actuando bien al momento de informar, no tienen por qué sentir miedo. “No hay que callar las voces, hay que dejar que los periodista hagan su trabajo”, finalizó.