•  |
  •  |

A José Antonio Gutiérrez, Presidente de la Asociación de Personas con Discapacidad Física Motora, Adifim, no le causa sorpresa que las universidades no lleven un registro serio de la cantidad de personas con discapacidad que atienden, ya que comprueba que aún no se garantizan las condiciones requeridas para que, aunque sea los pocos que llegan, alcancen su meta educativa.

Lo que sí provoca en Gutiérrez es preocupación, porque eso le advierte que muy poco se ha avanzado desde 2009, cuando Adifim determinó mediante una evaluación a 100 sedes educativas de diferentes niveles, que apenas en 36% se cumplen los requerimientos arquitectónicos de accesibilidad establecidos.

El estudio incluyó cinco campus de Managua, y arrojó datos nada alentadores, afirmó Gutiérrez, siendo el Recinto “Simón Bolívar” de la Universidad Nacional de Ingeniería, UNI, el que presentó la mejor infraestructura para garantizar el desplazamiento de personas con discapacidad.  

En la UNAN-Managua poco sirven
La Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN–Managua, aunque en casi todos sus accesos incluye rampas, Adifim determinó que muy poco sirven para la movilidad de alguien con discapacidad motora, ya que tienen inclinaciones no adecuadas y no están ajustadas a las normas.

Según datos de la UNAN-Managua, desde hace cinco años  esta universidad apenas ha invertido 250 mil córdobas en acondicionar su infraestructura, de modo que los estudiantes con discapacidad que atienden --que se estiman en unos 15-- puedan desplazarse.

Y es que para el desplazamiento por las diferentes áreas de este campus, es necesario superar, además de largas distancias, muchas gradas, pendientes y escaleras, eso sin contar con la carencia de herramientas que faciliten el autoestudio para personas ciegas, por ejemplo.

Deficiencias en varios recintos
La Universidad Politécnica de Nicaragua, Upoli, el Recinto Universitario “Carlos Fonseca Amador”, Rucfa, y el Recinto Universitario “Pedro Aráuz Palacios”, Rupap, son los campus donde Adifim encontró deficiencias en accesibilidad, mencionó Gutiérrez.

Informó que actualmente trabajan en la revisión de la Norma de Accesibilidad, en conjunto con el Ministerio de Transporte de Infraestructura, con el objetivo que una vez alcanzado un acuerdo, se proponga anexar su estudio al plan de estudios de las carreras de Arquitectura e Ingeniería, como una materia más, “porque en el caso de (la carrera de) Ingeniería, se aborda de manera muy superficial en una materia que se llama Legislación de la Construcción, y no ven específicamente la normativa de accesibilidad; es necesario que tengan manejo pleno”, señaló.

Para Gutiérrez, superar las barreras físicas es elemental y determina mucho la permanencia de las personas con discapacidad en las instituciones académicas. Mientras eso no se supere, ligado a la falta de políticas pedagógicas, no se cumplirá la llamada Educación Inclusiva.

La rala población con discapacidad en los centros educativos se da, “no porque no queramos tener acceso (a la educación), sino que las condiciones no están creadas, ni en el aspecto arquitectónico, ni en formación docente”, enfatizó el presidente de Adifim, refiriéndose a que el conocimiento del sistema Braile o leguaje de señas es casi nulo entre los docentes.

Reconoce avances

Pero Gutiérrez también reconoce avances, como la apertura de las autoridades educativas para que más menores con discapacidad sean atendidos en las escuelas regulares.

Además, resaltó que los maestros de Primaria y de Secundaria ahora ven como un logro atender a niños con discapacidad, cuando antes los consideraban un estorbo. “Es un cambio de visión muy significativo”, expresó.

Lo que toca como país es invertir para que esos que ingresan no deserten. “La política inclusiva va más allá de la matricula”, expresó, y señaló que parte de las razones por las cuales no hay tantas personas con discapacidad en las universidades, tiene que ver con el acceso a la educación inicial, básica y media.

Es allí donde se ve la necesidad de políticas integrales en diferentes subsistemas educativos, indica.