•  |
  •  |

No solo bastó conque las autoridades municipales desalojaran de su oficina a los concejales opositores Luciano García y Leonel Teller, sino que este último está a un paso de ir preso. El juez séptimo Local Penal de Audiencias, Henry Morales, giró una orden de allanamiento y de detención en su contra por, supuestamente, no presentarse a la audiencia inicial de su quinto juicio político.

El juez tomó esta medida porque supuestamente el concejal hizo caso omiso a presentarse ayer a la 1:00 pm, a los juzgados, a comparecer por la quinta denuncia por injurias y calumnias que interpuso el secretario general de la comuna, Fidel Moreno.

La cédula judicial que supuestamente se le envió al concejal tenía como destino las oficinas de la bancada liberal, ubicadas en el modulo O de la Alcaldía de Managua, pero según la secretaria del concejal, esta no llegó.
En dicha notificación, el juez le indica al concejal que “el próximo lunes se ordenará girar orden de allanamiento y detención en su contra (de Teller) para efectos que una vez ejecutadas las mismas por las autoridades policiales correspondientes pongan a la orden de esta autoridad judicial al querellado…”.

El concejal liberal fue denunciado en cinco ocasiones tanto por Moreno como por la alcaldesa Daysi Torres, la exdirectora del área de Relaciones Públicas e Internacionales de la comuna, por los delitos de injurias y calumnias, pues aducen que el edil está dañando su integridad y honor al acusarlos de participar en la sustracción de 3.5 millones de córdobas a través de 31 cheques que salieron de la municipalidad.

“Ya informé a las principales autoridades de mi partido que me están coaccionando, violentando mis garantías constitucionales, amenazándome con echarme preso, violentando nuevamente el Estado de Derecho, como resultado del quinto juicio político que me entabló Fidel Moreno por denunciar, conforme ley, la corrupción del gobierno putativo del FSLN en ALMA”, indicó el concejal.

Además de la notificación del judicial, Teller tiene cortado el suministro de combustible, la línea telefónica y otros beneficios que las ordenanzas municipales indican como un derecho.