•  |
  •  |

Los contralores colegiados decidieron ayer, por voto dividido, establecer presunción de responsabilidad penal en contra de varios exfuncionarios del ente fiscalizador, que se vieron involucrados en el manejo irregular de más de 400,000 córdobas de una cuenta que el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, destinó para el Proyecto de Modernización y Fortalecimiento de la entidad, a mediados de 2009.

El presidente de la Contraloría y contralor con período vencido, Guillermo Argüello Poessy, confirmó que tomaron una decisión alrededor del tema ayer, en sesión ordinaria, pero se limitó a decir que “se confirmaron las irregularidades”, aduciendo que la nueva Ley Orgánica del ente fiscalizador, ordena hacer públicos los resultados de las auditorías hasta que se notifica a los afectados.

Sin embargo, una fuente vinculada al Consejo, que pidió no ser identificada, confirmó que “todos los implicados en el caso fueron sancionados con presunción penal, porque se evidenció malos manejos en esos fondos, y lo más delicado, es que eran fondos BID”.

El detalle del caso
En septiembre de 2009, EL NUEVO DIARIO reveló que cuatro trabajadores de la CGR que laboraban en el proyecto de Modernización-BID --Henry López Mendoza, quien fungía como coordinador general del proyecto; Rodolfo Rodríguez Ayala, especialista administrativo financiero; Rosaura Cajina Zapata, especialista en adquisiciones, y Miguel Ángel Blanco, asistente administrativo financiero de ese proyecto-- se pusieron de acuerdo para sacar de una cuenta de esa entidad financiera internacional 430 mil córdobas para trasladarlos a cuentas personales.

Todos, junto al también exdirector Administrativo Financiero de la Contraloría General de la República, CGR, René Ruiz Tablada, quien sirvió de contrafirma en la operación, fueron despedidos por decisión de los contralores, y solo cuando END hizo pública la denuncia.

Fueron extrapréstamos
Los exmiembros del equipo de la Contraloría que trabajaban en el proyecto antes mencionado,  obtuvieron préstamos o anticipos de las cuentas que esa entidad tiene en el Banco de América Central, BAC, desde julio de 2008, y los regresaron en diciembre de ese año.

Para que un solo centavo haya salido de esas cuentas, tuvo que haber tenido la firma del excoordinador del proyecto Henry López Mendoza, y la del director administrativo financiero de la CGR, René Ruiz Tablada.

 “Lo único que te puedo decir es que se confirmaron las irregularidades y que no fue una decisión unánime”, dijo Argüello Poessy, en cada ocasión que se le pidió la decisión que habían tomado.

El BID, al darse a conocer la información de manera pública anunció a través de un comunicado oficial, el inicio de una auditoría en el manejo de los fondos del Proyecto de Modernización y Fortalecimiento de la Contraloría, de la cual se desconoce el resultado.

Ayer, EL NUEVO DIARIO llamó al BID en Managua para conocer su reacción sobre los resultados del trabajo de auditoría en la CGR, pero se nos informó que su representante, Mirna Liévano, se encontraba fuera del país, y que sería hasta su regreso que se podría conocer alguna posición al respecto.