• LEÓN |
  • |
  • |

En León reina un ambiente de satisfacción espiritual y fervor mariano, no solo porque se conmemora el 64 aniversario de la manifestación religiosa de la Gritería Chiquita, en la víspera de la Solemnidad de la Asunción de la Virgen María, este 14 de agosto, sino porque es la primera ocasión que estas fiestas se realizan junto a otra celebración: el recién nombramiento que la Unesco hizo a la Basílica Catedral como “Patrimonio Cultural de la Humanidad”.

Como todos los años, el monumento religioso e histórico es la sede principal en donde el obispo de la Diócesis de León, monseñor César Bosco Vivas Robelo proclama el inicio de las fiestas, después de una solemne eucaristía, a las 6:00 de la tarde, acompañado del clero eclesiástico y centenares de feligreses que abarrotan el lugar.

Por tratarse de una doble celebración popular, el edificio permanecerá fuertemente resguardado por efectivos policiales desde tempranas horas del domingo, pero desde días anteriores, comerciantes independientes y empresas nacionales instalaron sus negocios en las inmediaciones del templo, y del parque central “Máximo Jerez”.

Según monseñor Vivas Robelo, la nominación de Catedral es un motivo más para celebrar con mayor entusiasmo nuestras fiestas de La Gritería.

El prelado exhortó a las personas que seguramente participarán de las fiestas de la Purísima, a que lo hagan no solo con fervor, sino con uso moderado de los juegos pirotécnicos y absteniéndose del consumo de licor, que trae consecuencias graves una vez que se abusa de ello.

Como antesala a esta celebración, la Comisión de Cultura, Historia y Turismo del gobierno local impulsó el recién pasado jueves, el primer festival mariano, con el objetivo de promover, incentivar y mantener en los leoneses dicha celebración.