•   LA HABANA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Desafiando la llovizna y los prejuicios, la transexual Wendy Iriepa llegó triunfal este sábado a un Palacio de los Matrimonios de La Habana, en un auto descapotable y con la bandera del arcoíris alzada en brazos, para contraer nupcias con un nervioso gay disidente.

 

La boda, sólo tres meses después de que la pareja se conociera, se realizó el mismo día que Fidel Castro cumple 85 años, como un "reconocimiento" al líder, que hace un año admitió su responsabilidad en la represión a los homosexuales en los años 60, dijo el novio, Ignacio Estrada, un seropositivo de 31 años, enfundado en un traje sastre blanco, con corbata roja.

 

"Es el día más feliz de mi vida", dijo Wendy, de 37 años, sentada sobre el espaldar del descapotable norteamericano de los años 50, mientras, coqueta, arreglaba su largo vestido blanco ante las cámaras de los reporteros, cuya aglomeración detuvo el tráfico.

 

Unos recios constructores, cuyo camión quedó atrapado por el tránsito detenido, le gritaron burlones a Wendy: "¡Vaya Niña Moza!", en referencia a un culebrón brasileño muy popular para televidentes de La Habana.

 

16 cirugías para cambio de sexo

Wendy, hasta el 2007 Alexis, se sometió a una de las 16 cirugías de cambio de sexo realizadas en Cuba desde 1988, la mayoría de ellas auspiciadas por el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), que dirige Mariela Castro, hija del presidente Raúl Castro.

 

En ese centro trabajó hasta el pasado 7 de julio, cuando pidió la baja para casarse con Ignacio, un activista de un grupo LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) opositor al Gobierno.

 

"Estoy muy contenta de que se pueda casar, no exactamente con un heterosexual como ella quería (...), y nosotros le deseamos muchas felicidades", declaró Mariela a los periodistas el viernes.

 

Varias decenas de invitados lanzaron arroz a los novios a la entrada del Palacio de los Matrimonios, una institución oficial dedicada a esas ceremonias, que incluyen, también en este caso, marcha nupcial y ramos de flores.

 

Los padrinos blogueros

Entre los presentes había varios disidentes, incluidos los blogueros opositores Yoani Sánchez y su esposo, Reynaldo Escobar, que oficiaron como padrinos.

 

"Le doy gracias a Mariela, porque le debo parte de esta realidad", dijo Wendy ante la ausencia de la directora del Cenesex, quien anunció que no asistiría porque no fue invitada.

 

El bloguero y músico opositor Ciro Díaz, las Damas de Blanco (vestidas de oscuro en esta ocasión) Berta Soler y Laura Pollán, y el disidente Manuel Cuesta Morúa manifestaron su acuerdo con la boda y con la fecha escogida.

 

"Es muy interesante. Un acontecimiento que desde abajo y sin esperar la ley está tratando de imponer el derecho a la diversidad", afirmó Cuesta Morúa a la AFP.

 

Sin embargo, para el periodista y bloguero revolucionario Francisco Rodríguez -homosexual y con VIH-, "es un hecho importante desde el punto de vista humano". "En definitiva, todo lo que se haga hoy en Cuba es importante, porque es el cumpleaños de Fidel", indicó.

 

Un centenar de curiosos presenció la boda desde la acera opuesta, con risas y chistes burlones unos, y silencios aprobatorios otros, pero alejados también por su carácter político.

 

Ramo a Lezama Lima

Mariela Castro lo atribuyó el viernes "a que existen fondos del Gobierno norteamericano para crear grupos LGBT contrarios a la posición del Cenesex (...) y hay personas que se dejan seducir por esas cosas".

 

La novia se negó al tradicional lanzamiento del ramo de flores pues, afirmó, sería depositado ante la casa de José Lezama Lima, un reconocido escritor fallecido que abordó el homosexualismo en su obra.