Ernesto García
  •  |
  •  |

Una familia de un barrio del Distrito Tres de Managua pagó ocho mil córdobas a dos plagiarios para que liberaran a un niño de cuatro años, a quien mantuvieron en cautiverio durante dos horas, confirmó anoche el comisionado Roberto González Kraudy, jefe de la Tercera Sección de Policía.
El plagio del niño de iniciales D.S.R.S. se produjo la tarde del pasado martes detrás del centro comercial El Zumen, indicó el jefe policial.
Según la denuncia que interpuso la abuelita del menor ayer en la Estación Tres de Policía, ella regresaba de una casa de empeño cercana a El Zumen, cuando a su paso salieron dos individuos que se movilizaban en una camioneta negra doble cabina.
Según la señora de iniciales J.M.P., abuelita del niño, tras el volante de la camioneta iba un hombre de piel morena, acompañado por otro de tez blanca.
“El hombre de piel blanca me preguntó qué era yo del niño, y cuando le dije que su abuelita, lo abrazó y me dijo que hiciéramos un negocio, que era el pago de ocho mil córdobas si quería ver a mi nieto y se llevaron al niño”, relató la denunciante ante las autoridades policiales.
Dos horas de plazo
La abuelita del niño dijo en la Policía que después que los hombres subieron al muchachito al asiento trasero de la camioneta, le dijeron que tenía dos horas para reunir el botín exigido y que la esperaba cerca de la Casa de la Mujer, en el barrio San Judas.
A las cuatro de la tarde, hora en que se cumplía el plazo que impusieron los plagiarios, la abuelita del niño llegó al lugar acordado, y éstos aparecieron en la camioneta antes descrita en dirección de este a oeste.
Una vez que se encontraron con la abuelita del menor de edad la hicieron abordar la camioneta, el niño iba siempre en el asiento trasero bajo la mirada atenta del hombre de piel blanca.
Tras comprobar que los ocho mil córdobas estaban completos, los plagiarios hicieron descender al infante de cuatro años y a su abuelita frente al Mercado de San Judas, señaló la denunciante
Antes de marcharse, uno de los plagiarios le mostró a la abuelita del niño una “pistola de tambor”, agregó la víctima en su denuncia.