•   Managua  |
  •  |
  •  |

Organizaciones de derechos humanos consideraron ilegal, arbitraria y violatoria al derecho de elecciones limpias y transparentes, la imposición del Reglamento de Observación Electoral, que evidentemente está dirigido a limitar el trabajo de las delegaciones internacionales, para  manipular su accionar y su presencia.

Para la doctora Vilma Núñez, presidente del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, el reglamento que este año aplicará este año el Consejo Supremo Electoral con las delegaciones internacionales interesadas en ver el proceso de los comicios presidenciales, no es más que un documento hecho a la medida para el partido de gobierno, elaborado por un Poder del Estado sin legitimidad y en medio de situaciones irregulares muy comprometedoras para la institucionalidad del país y la democracia.

“Aquí no se ha dictado ningún reglamento de observación electoral, lo que hicieron fue una normativa al margen de la ley en su artículo 10 dado de la misma Ley Electoral, donde se especifican las facultades del CSE en el establecimiento de ley de observación, no de acompañamiento, cuya figura no aparece por ningún lado. La definición de observación es muy distinta a la de acompañamiento, el cual éste último ni siquiera es un término electoral”, expresó la  presidenta del Cenidh.

Alegó al no tener naturaleza jurídica, el término acompañamiento no aparece siquiera en el diccionario electoral publicado por Centro Interamericano de Asesoría y Promoción Electoral, Capel, un programa especializado del Instituto Interamericano de Derechos Humanos, IIDH. Este se limita a una actividad de estar “al lado de…”, mientras observación electoral es el seguimiento y registro de incidencias de un proceso electoral en un ámbito geográfico amplio.  

“El que se inscriba teniendo al frente a ese reglamento, que tenga claro que no será un observador electoral, sino la pantomima de hacerle el juego al CSE”, dijo Núñez.

Marcos Carmona, director de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, comentó que el CSE está violentando las Constitución Política donde se establece la observación electoral, mientras el término de acompañamiento no existe dentro de nuestra Carta Magna.

“El reglamento impuesto por los usurpadores de función, como son los ex magistrados con período vencido del CSE, es una limitación excesiva. Tratan de encerrar en un corralito a quienes desean constatar la transparencia de las elecciones. Evidentemente no podrán desarrollar su labor, ni desplazarse con libre circulación”, expresó Carmona.

El director de CPDH indicó que el CSE está cayendo en la arbitrariedad al negar a las comisiones internacionales a ser integrales para poder actuar con profesionalismo, alegando que desde la falta de magistrados legalmente electos desde ya podemos decir que este es un proceso irregular, entre otras cosas.

“Como CPDH seguiremos demandando que se nombren a los verdaderos funcionarios que ocuparán esos cargos, para que no hayan más procesos electorales que no tengan representativita y legalidad que la institucionalidad exige”, comentó agregando que de esta manera se está violando el derecho ciudadano de elecciones presidenciales transparentes y a esto se suma la protesta cívica de la ciudadanía, contra la cual están involucrando hasta al ejército en algunas zonas del país.