•  |
  •  |

El Ministerio Público acusó  por lesiones graves al adolescente de 15 años que el pasado 18 de julio lesionó en el rostro al dirigente de Rejudín, Jairo Contreras, cuando este permanecía encadenado al busto de Benito Juárez, ubicado frente al Consejo Supremo Electoral, CSE.

Aunque la Policía pasó el caso a la Fiscalía como lesiones leves, esta institución decidió acusar por lesiones graves, en vista de que el golpe causado a Contreras dejará una cicatriz visible y permanente en su rostro, explicó la fiscal Nubia Arévalo, jefa de la Dirección de Niñez y Adolescencia del Ministerio Público.

La fiscal Arévalo dijo que la causa quedó radicada en el Juzgado Primero Distrito Penal de Adolescentes. La Fiscalía está a la espera de que la jueza Ada Venicia Vanegas programe la audiencia correspondiente.

En su momento, el agresor fue identificado por Contreras como miembro de la Juventud Sandinista, organización que ese día se encontraba en las inmediaciones del CSE, celebrando el 32 aniversario de la Revolución.

El incidente fue condenado por los representantes de organismos de derechos humanos, entre ellos por la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez, y por Telémaco Talavera, Presidente del Consejo Nacional de Universidades (CNU), y uno de los asesores del presidente Daniel Ortega.

Pocos días después del incidente, Contreras se quejó ante los medios de comunicación porque, supuestamente, la Policía Nacional estaba protegiendo a su agresor y solo hacía “la mueca”.

“La acción  ocurrió frente a siete policías, pero ninguno hizo nada, y más bien estaban para darle protección a los de la JS”, expresó el dirigente de Rejudín, tras hacer formal la acusación contra el adolescente orteguista.