•  |
  •  |

Han pasado siete meses desde que Evert Martínez Oviedo, junto a su familia, se plantó frente al portón principal de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, demandando la entrega de sus propiedades, que fueron decomisadas en un proceso penal contra su pariente, Frank Oviedo, condenado por crimen organizado, narcotráfico y lavado de dinero, y aún siguen en espera de sentencia.

En la champa que construyó junto a su familia a orillas de la entrada de la CJS, ha soportado calor, lluvia y zancudos; ha visto pasar marchas, plantones, huelga de hambre de otras personas demandando justicia, que a la larga les resuelven, pero él sigue en espera, y persistirá hasta que la Sala Penal de la Corte dé a conocer la resolución del caso.

Las pancartas alusivas a su reclamo ya están pálidas, después de tanto tiempo expuestas al sol, pero de forma ritual todas las mañanas las colocan en sitios visibles para que los magistrados no se olviden de que están ahí.

“Mi esposa está embarazada y mi hijo está perdiendo clases, pero esas tierras es lo único que tengo, es mi medio para sobrevivir, y no me voy a mover de aquí hasta que los magistrados resuelvan”, expresó Martínez.

Solo promesas
La lucha por recuperar sus tierras y la de sus familiares, que suman 450 manzanas ubicadas entre Granda, Chontales y Carazo, empezada desde octubre de 2009, solo ha recibido promesas de los magistrados. Las tierras están en manos de la Universidad Nacional Agraria, UNA, bajo el concepto de depósito, aunque los reclamantes afirman han afectado sus bienes.

“Nos traen de semana en semana, de mes en mes. Nos han dicho que ya pronto sale, pero nada, dicen que lo que atrasa es la separación de casos y revisión de fincas”, expresó Jamileth Oviedo, otra de las afectadas.

“Los depósitos son preferibles a que queden abandonadas las propiedades y se mueran los animales o se pierdan las cosechas. Ahora habrá que esperar los resultados, y si salen a favor de los familiares, habría que resarcir el daño, la Procuraduría o el Poder Judicial”, dijo el doctor Rafael Solís, miembro de la Sala Penal.