•  |
  •  |

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y la Iglesia Católica, en eventos separados, expresaron su respaldo a la posible decisión presidencial de dejar al frente de la institución policial, a la primera comisionada Aminta Granera Sacasa, actual Directora General de la Policía Nacional, quien había sido nombrada para un período que vence el próximo 5 de septiembre de este año.

“Si el Presidente tiene esa decisión, nosotros estaríamos realmente satisfechos de continuar teniendo a la Primera Comisionada para un período adicional como jefa de la Policía”, dijo José Adán Aguerri, tras explicar que ellos han escuchado diversos puntos de vista sobre este tema, pero que “la gran mayoría de las opiniones que hemos conocido, legales, indican que sí es permitido, así es que en ese sentido, nosotros insistimos en reconocer cuál ha sido la labor que ha hecho la Policía y la Primera Comisionada en todos estos años”.

“Creo que la población ha sido clara en reconocerlo a nivel de las diferentes encuestas que se hacen en este país, y el sector privado, hoy cámara por cámara, ha reconocido este mismo esfuerzo, este mismo resultado, este mismo trabajo, y nosotros creemos que en ese sentido debemos continuar siendo el país con la mayor seguridad ciudadana, y este equipo que ha hecho ese trabajo ojalá que continúe en esa labor”, reiteró el empresario nicaragüense.

Al respecto, la Primera Comisionada expresó su disposición de acatar la decisión del Presidente de la República y jefe supremo de la Policía Nacional, comandante Daniel Ortega Saavedra, quien “está facultado por la Constitución, y le corresponde hacer el nombramiento. Será él, el que designe al Director o Directora de la Policía, y le corresponde a él esa notificación también, y la Policía va a acatar y a respetar lo que diga el jefe Supremo de la Policía Nacional”, indicó la jefa policial.

Arzobispo también

Entre tanto, monseñor Leopoldo Brenes, Arzobispo de la Arquidiócesis de Managua, dijo que la Primera Comisionada “ha hecho un trabajo hermoso, y eso lo reconocen moros y cristianos”.

“Yo creo que si las normas propias lo permiten, creo que sería una cosa muy hermosa para que ella siga completando un trabajo que ha ido realizando con mucho éxito, y, como les digo, es reconocido por moros y cristianos”, enfatizó el líder religioso.

Monseñor Brenes visitó a la primera comisionada Granera en la sede de la Jefatura Nacional, para expresar su agradecimiento y reconocimiento por el exitoso trabajo desarrollado por los policías --hombres y mujeres-- durante las fiestas de Santo Domingo de Guzmán.

Reacciones contrarias

Representantes de los organismos defensores de los derechos humanos manifestaron su decepción, al enterarse ayer de que la jefa de la Policía Nacional había decidido acatar la decisión que tome el presidente Daniel Ortega respecto a su posible permanencia en el cargo.

El pasado 19 de Julio, en la Plaza “Juan Pablo II”, en su discurso, Ortega dijo que Granera se mantendría en su cargo al igual que el resto de la jefatura por haber hecho un buen trabajo. Desde esa fecha, la jefa policial no había comparecido ante los medios de comunicación para conocer su respuesta a la propuesta.

“Me causa una tremenda decepción, porque yo hasta el último momento estuve creyendo que la comisionada Aminta Granera iba a cumplir con la ley, porque ella siempre argumentó que la persona encargada de nombrar al jefe de la Policía es el Presidente de la República, de conformidad con la ley, y ella siempre que hablaba de eso decía: ‘de conformidad con la ley’, entonces, tengo entendido que ella debe tener muy presente el artículo 88 de la Ley 228, que establece que el cargo del jefe de la Policía termina después de los cinco años y causa retiro”, expresó Vilma Núñez, Presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, a Granera.

Núñez considera que la acción del presidente Ortega fue para manosear la credibilidad de que goza la primera comisionada, a quien no le permitió realizar un buen trabajo en algunas circunstancias ya conocidos por todos los nicaragüenses.

Marcos Carmona, Director Ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, dijo que es una noticia lamentable que la directora de la Policía se haya subordinado a la ilegalidad impulsada por el presidente Ortega.

El director de la CPDH aseveró que si el mandatario quería mantener a la jefa policial en su cargo, debió haber impulsado en la Asamblea Nacional una reforma a la Ley 228, y no hacerlo vía decreto. Agregó que Granera ha hecho un buen trabajo en relación con la lucha en contra de la delincuencia, pero ha dejado mucho que desear cuando se trata de hechos de índole política.