•   San José / EFE  |
  •  |
  •  |

Costa Rica envió ayer una nota de protesta a Nicaragua por el ingreso de jóvenes sandinistas a la zona de litigio territorial en el Caribe, pues esto contraviene las medidas cautelares ordenadas en marzo pasado por la Corte Internacional de Justicia (CIJ).
“Mi país expresa su más enérgica protesta por estas acciones. Costa Rica requiere a Nicaragua ordenar a los nicaragüenses que permanecen en la zona despejada por la Corte salir de ésta inmediatamente”, indica la nota firmada por el canciller interino costarricense, Carlos Roverssi.

Según información de la Dirección de Inteligencia y Seguridad costarricense, unos cien miembros de la Juventud Sandinista, grupo afín al presidente Daniel Ortega, ingresó a la zona de litigio en al menos tres ocasiones entre el 6 y el 13 de agosto.
Costa Rica pidió a Nicaragua “tomar las medidas necesarias para impedir que se siga incumpliendo con lo ordenado” y aseguró que “únicamente en el marco del estricto respeto de lo ordenado por la Corte, se podrá avanzar en el mejoramiento de las relaciones bilaterales”.

Entre otras cosas, la CIJ ordenó en marzo pasado a ambos países abstenerse de enviar personal civil, policial o militar a la zona de litigio para evitar así una escalada de la tensión.

Costa Rica demandó a Nicaragua ante la CIJ por invadir con militares y civiles su territorio en la fluvial Isla Portillos o Isla Calero, y de causar allí daños a un humedal protegido por convenios internacionales, en el marco del dragado del fronterizo río San Juan, de soberanía nicaragüense.

Nicaragua ha negado estas acusaciones y ha afirmado que las labores se han realizado en territorio propio.

Amenazan con “acciones”
“Si Nicaragua persiste en mantener dicha presencia ilícita, mi gobierno se reserva el derecho de realizar toda acción que considere pertinente de conformidad al derecho internacional”, indica la Cancillería costarricense.

La presidenta costarricense, Laura Chinchilla, afirmó horas antes que su Gobierno comunicará a la CIJ sobre las violaciones nicaragüenses a las medidas cautelares y anunció una inversión cercana a los 3 millones de dólares para la instalación de cámaras de vigilancia en la zona.

Por su lado, el ministro costarricense de Seguridad, Mario Zamora, aseguró hoy que las personas nicaragüenses que han ingresado al territorio en disputa tienen intenciones políticas.

“Es una especie de presencia simbólica, recordemos que hay elecciones próximas en Nicaragua y conforme se acerquen más, más se incrementarán los actos de índole político que tenderán a capitalizar cualquier escenario de conflictividad” con Costa Rica,

expresó Zamora.

La nota de protesta indica que Costa Rica tenía previsto proponerle a Nicaragua una reunión destinada a buscar mecanismos de “protección de los humedales en la zona fronteriza común”, pero tras el ingreso de civiles a la zona “no existen condiciones” para ello.