•  |
  •  |

Tres temas delicados: Brito, Motastepe y Laguna de Perlas, abordó la ministra del Marena, Juanita Argeñal, pero al escucharla, pareciera que ninguno representa algún peligro. Por ejemplo, sobre la preocupación de los vecinos del cerro Motastepe, por un eventual deslave, descartó un posible desastre.

La funcionaria se remitió a los estudios geológicos que revelaron su contraste: siendo un cerro de arena, dispone de una estructura monolítica central que le brinda cierta estabilidad.

Argeñal aseguró que trabajan en coordinación con Sinapred, Defensa Civil del Ejército, las alcaldías de Managua y de Ciudad Sandino, el Minsa, el MTI y el Ministerio de Energía y Minas, para garantizar la seguridad de la población, e hizo un llamado a la calma a los pobladores tanto del citado municipio como de los alrededores del parque Las Piedrecitas.

Descartan plaguicidas en Laguna de Perlas
La ministra también señaló que ya cuentan con los estudios preliminares del agua de Laguna de Perlas, los cuales demostraron ausencia de plaguicidas, con lo que se descarta la suposición de que la alta mortandad de peces se debe a los insecticidas organofosforados y organoclorados usados para los cultivos de palma africana.

Mencionó que se está analizando la posibilidad de que los contaminantes provengan de los desechos vertidos por los barcos pesqueros industriales en alta mar, y aseguró que las alcaldías de Bluefields y de Laguna de Perlas han realizado una fuerte campaña de información para evitar el consumo de pescado hasta no esclarecerse el asunto.

Ministra contradice a Ortega
En cuanto al proyecto hidroeléctrico Brito, la ministra insistió en que este aún no está aprobado, y apenas se encuentra en la fase de estudio de impacto ambiental.

“El consorcio brasileño está analizando los términos de referencia para que cumpla con los estudios geológicos, ecológicos e hidráulicos de los caudales de agua, y así valorar si el proyecto es factible o no”, dijo Argeñal.

También mencionó que Marena tiene un compromiso con el bien común de la Madre Tierra, y aseguró que si el proyecto no cumple con los estándares y lineamientos de las leyes 217, 647 y 620, no se pronunciarán a su favor.

“En el pasado ya se les ha negado el permiso a otros proyectos porque no han estado acorde con nuestra legislación ambiental, así que no habrá un pronunciamiento formal hasta que no se cumplan los criterios técnicos y científicos del proyecto”, aseguró Argeñal.

No obstante, las declaraciones de la ministra contradicen las del presidente Daniel Ortega, quien parece guiarse por su propio estudio de impacto ambiental, pues apenas hace dos días aseguró que esta obra no dañará el medioambiente, y ya es una realidad.