Lésber Quintero
  •  |
  •  |

La mano de un magistrado de la Corte Suprema de Justicia es lo que supuestamente ha llevado a funcionarios del Poder Judicial a cometer una serie de anomalías en un proceso judicial en el que están en disputa las tierras conocidas como las “Lomas de Sandino” ubicadas en San Juan del Sur, las cuales fueron “cercenadas” en este proceso a sus antiguos dueños, representados en este caso por Silvania Medina Sandino cuyo apellido hace merito de las tierras en conflicto.
Dichas lomas están inscritas bajo dos cuentas registrales: la número 617, tomo 158, folio 54 y 137 asiento 25, y la número 2,375 folio 106, del tomo 130 del libro del Registro Público de la Propiedad de Rivas. Ambas propiedades equivalen a 236 manzanas, que en la actualidad están en manos de inversionistas que aseguran haberlas comprado de buena fe.
No obstante, el lío por las propiedades inició el 22 de octubre de 2002, cuando Medina Sandino a través de su abogado pidió en el juzgado Quinto del Distrito Civil de Managua, una acción de nulidad del instrumento público, cancelación registral de las propiedades y reivindicación de las mismas.
Según Iván Salazar, esposo de la señora Medina Sandino, la querella la introdujeron para recuperar las “Lomas de Sandino”, tras afirmar que históricamente “han pertenecido a la familia Sandino, y que por eso se debe su nombre desde 1859, cuando ni siquiera existía el Registro Público, pero de manera anómala fueron entregadas por ex administraciones en donaciones, lo cual fue totalmente ilícito, ya que no eran propiedades ejidales ni tampoco fueron a afectadas por la Reforma Agraria”, comentó, tras mostrar como prueba constancias de la Intendencia de la Propiedad que confirman su versión.
Estas extrañas donaciones, en su mayoría se hicieron durante fue alcalde de San Juan del Sur, Gerardo Miranda, y ocasionaron casi a lo inmediato la comercialización de las lomas a inversionistas, y las ventas las efectuó Denis Ibarra Gutiérrez.
En el litigio, los primeros tres round fueron para Medina Sandino, ya que la Juez Quinto del Juzgado de Distrito Civil de Managua, en ese entonces la ahora Magistrada del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM), Ligia Rivas Peña, falló en contra de Ibarra Gutiérrez, y dicha sentencia fue ratificada el 5 marzo de 2004 en el (TAM), y lo mismo ocurrió en la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia, según sentencia número 158, emitida por los magistrados de esa sala el 16 de diciembre de 2005, y en la cual no dan lugar al recurso de casación que interpuso Ibarra Gutiérrez.
En la misma sentencia se ordena al registrador de “la Propiedad Inmueble del departamento de Rivas, cancelar los asientos registrales de las propiedades donde aparezca el nombre de Denis Ibarra Gutiérrez”, y a la vez restituir las mismas a la señora Silvania Medina Sandino.
Hasta ese momento ya era casi un hecho que las “Lomas de Sandino” volverían en su totalidad a los vástagos de sus antiguos dueños, ya que además de lo ocurrido en la vía judicial, hasta la propia Contraloría General de la República aseguró que las donaciones hechas por Miranda fueron ilícitas, y en 2000 el gobierno municipal de San Juan del Sur revocó los actos de donación que perjudicaron a los Sandino.

Para que las Lomas de Sandino volvieran a sus antiguos dueños, ya sólo faltaba que se les dejara en posesión y para ello el 20 de abril de 2006, la ahora magistrada Rivas Peña, ordenó “al señor Denis Ibarra Gutiérrez, o a cualquier persona que se encuentre en posesión del inmueble, para que haga del requerimiento ponga en posesión inmediata a la señora Silvania Medina Sandino, bajo apercibimiento de ley que si no cumplen lo ordenado se procederá a utilizar la fuerza publica”, reza mandamiento de la ahora magistrada.
Lo inesperado y extraño del proceso judicial ocurrió el tres de mayo de 2006, cuando la ex juez del distrito Civil de Rivas, Marianela Paredes, llegó a dejar en posesión a Medina Sandino, ya que cuando la judicial cumplía con su labor, el capitán de la Policía de San Juan del Sur, que estaba cargo de la custodia, le informó que había recibido una llamada del comisionado Jarquín (David Jarquín), informándole que tendría que retirar la protección, por lo que la juez suspendió la entrega del inmueble.
Catorce día después, el caso retornó donde la entonces juez Rivas Peña, ya que ahí pidieron intervención de Ley los inversionistas que habían comprado las propiedades de los Sandino, entre ellos, Eric Hamilton, Ken David Ross, David Alexander Willson, Larry John Banchero y Chris Berry, quien es socio de una de las inversiones más caras de la zona.
Ese mismo día, la entonces juez Rivas Peña anuló todo lo actuado por ella misma, y las sentencias que ratificaron todo lo actuado por ella en el TAM y la CSJ, aduciendo que había un error en la Sala Civil de la CSJ, por haberse pronunciado sobre asuntos que no fueron objeto de discusión. Y con un exhorto ordena a la juez civil de Rivas sacar de la propiedad a Silvania Medina Sandino.
Según el esposo de Medina Sandino, desde el momento en que la Policía ordenó retirar la protección de la juez, cuando se hacia la entrega de la propiedad, “está de por medio la mano de un magistrado, cuyo nombre preferimos omitir por el momento, pero que fue el que hizo hacer el ridículo a la juez y ahora magistrada Rivas Peña” concluyó.