• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • EFE

Representantes de la oposición de Nicaragua descartaron hoy que el líder libio Muamar el Kadhafi pida asilo al presidente de este país, Daniel Ortega, quien es su amigo y aliado y aún no se ha pronunciado oficialmente sobre al avance de los rebeldes en Trípoli.

Asimismo, Bayardo Arce, asesor de Ortega para asuntos económicos, dudó este martes que Kadhafi solicite a Managua cobijo en caso de que salga de Libia, aunque señaló que "seguramente" una petición de esa naturaleza sería "considerada positivamente" por el Gobierno sandinista.

En declaraciones a Efe, el exvicecanciller y actual legislador liberal opositor, José Pallais, consideró "imposible" que Kadhafi pida asilo en Nicaragua y menos aún que Ortega se lo otorgue, porque el líder sandinista "no se va a enterrar" con el dirigente libio.

Según Pallais, a Ortega "no le convendría" recibir a un Kadhafi en condición de "paria internacional perseguido por la Organización de las Naciones Unidas".

Además, valoró que el líder libio tampoco tendría interés en refugiarse en un país cercano geográficamente a Estados Unidos, "un centro de poder muy importante".

"Ortega ha dicho que Kadhafi es su hermano, pero la hermandad no llega a meterse junto con él a la tumba", razonó Pallais.

El mandatario nicaragüense, que ha expresado en varias ocasiones su respaldo al régimen de Kadhafi, a quien llama "hermano", no se pronunció anoche en un acto oficial sobre la situación libia ni sobre un eventual asilo al líder libio.

Hasta ahora, solo Arce se ha referido al tema.

"Seguramente, si alguien nos pidiera asilo, tendríamos que considerarlo positivamente", dijo a los periodistas Arce, uno de los comandantes de la revolución sandinista de 1979, al referirse a la actual situación de Kadhafi.

El asesor explicó que cuando luchaban contra la dictadura de la dinastía de los Somoza (1937-1979) los guerrilleros fueron refugiados en "muchos países", por lo que "lógicamente" actuarían en consecuencia y reciprocidad ahora que ejercen el poder en Nicaragua.

Arce, sin embargo, descartó que Kadhafi pretenda asilarse en Nicaragua, ya que, argumentó, el país centroamericano "ni siquiera" tiene Embajada en Trípoli.

"Yo no creo que desde allá venga alguien a pedir asilo aquí a nosotros", afirmó el asesor presidencial, al preguntar cómo Kadhafi "podría moverse desde Libia" hasta el país centroamericano.

Por su lado, el vicecanciller durante el primer Gobierno sandinista (1979-1990) y actual diputado disidente, Víctor Hugo Tinoco, dijo a Efe que Ortega tiene "mucha identidad política y emocional" con Kadhafi.

La situación de Kadhafi tiene a "Ortega golpeado moralmente", ya que el mandatario nicaragüense desea mantenerse muchos años en el poder, al igual que el líder libio, explicó Tinoco.

"Ortega se siente una especie de figura latinoamericana como lo que Kadhafi era en el norte de África", comparó el legislador, quien también ve poco probable que el dictador libio busque asilo en Nicaragua.

La última vez que Ortega se refirió al tema libio fue el 11 de agosto pasado, cuando tachó al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, de "cómplice de estos crímenes" en Libia, y acusó a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de "terrorista" por ejecutar, según sus cifras, 8.435 ataques aéreos que han dejado más de 1.400 muertos y miles de heridos en el país africano.

Ortega recibió este mes en Managua a una delegación de Kadhafi y pidió una solución pacífica a la crisis de Libia, mientras que en marzo designó, sin éxito, al excanciller sandinista Miguel D'Escoto como representante de Libia ante la ONU.