•  |
  •  |

José Leonel Mendoza
Corresponsal Costa Rica
Mientras las autoridades de Costa Rica se mantienen herméticas sobre la aceptación o no de Gerardo Miranda como Cónsul en Liberia, en Managua trascendió que el cuestionado funcionario recibe salario de la Cancillería nicaragüense desde su nombramiento, pese a que éste se encuentra inmerso en un escándalo de extorsión y es sujeto de investigación de la Fiscalía, la Procuraduría y la Asamblea Nacional.
“Organización y Desarrollo”
Otro que también trascendió que recibe salario de embajador en Honduras es el ex alcalde de Granada, Álvaro Chamorro Mora, quien fue designado, pero no tomó posesión porque nunca le llegó el “plácet” de Tegucigalpa, y además está implicado en un escándalo de corrupción con fondos municipales de La Gran Sultana.
Sobre el primer caso, la dirección de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores reconoció que Miranda se encuentra en el consulado de Liberia, pero que no está a cargo del mismo, pues no ha recibido aún la aceptación del gobierno costarricense, sino que realiza labores de “organización y desarrollo”, es decir, de planificación de tareas, establecimiento de contactos con la colonia nicaragüense, y actividades de ambientación para realizar su trabajo, en caso de que reciba el “exequátur”.
Nada lo prohíbe, dice vocera
Explicó la vocera ministerial, Vilma Aburto, que ninguna ley nacional o internacional prohíbe la presencia de un diplomático en su lugar de destino para mientras espera asumir sus funciones, y que es norma del gobierno de Nicaragua extender salario a los diplomáticos desde el momento en que son nominados. ¿Le habrán pagado a Oscar René Vargas?
Sin embargo aclaró que el salario deja de pagarse cuando los diplomáticos no son aceptados por el país al que habían sido designados.
Sobre el caso de Chamorro Mora, la vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores aclaró que está fuera de toda discusión, pues éste ya no será embajador en Honduras. Reiteró Aburto que ahora, el nominado para embajador en el vecino del norte, es el empresario chinandegano Piero Coen Montealegre, que también se encuentra esperando el “plácet” del gobierno de Tegucigalpa.
En Costa Rica, el embajador nicaragüense Harold Rivas Reyes considera que el caso de Miranda aún se encuentra en el tiempo prudente para que el Estado de Costa Rica le extienda el “Exequátur”, que es la norma protocolaria de aceptación de ese tipo de funcionarios diplomático en un país extranjero. “Aún no hay lo que se llama silencio diplomático”, señaló.
Actualmente el primer cónsul, Mario Rivas, fue reubicado del consulado de Ciudad Quesada a Liberia, mientras que Idayda Aguilar, segunda cónsul, fue removida por el momento a Ciudad Quesada.
A Rivas lo trasladó la sede diplomática para que se haga cargo de todos los servicios que se prestan en ese consulado para mientras, pues Miranda no tiene firma autorizada para ejercer funciones consulares.
Presentó copias de las letras
A inicios de abril se conoció de la designación de Miranda, pero fue un mes después que presentó las letras patentes para solicitar ante cancillería tica el “Exequátur”, sin embargo, su proceso no comenzó debido a que entregó copias del documento cuando se requieren las originales.
Por ello, fue hasta hace más o menos un mes que la embajada de Nicaragua informó oficialmente a la Cancillería de Costa Rica del nombramiento y solicitó el visto bueno para que ejerza sus funciones, cuando ya Miranda estaba hundido en un mar de acusaciones.
Funcionarios del gobierno costarricense se niegan a comentar sobre el tema y prefieren que lo hagan funcionarios de la Cancillería de Nicaragua, aunque Costa Rica tiene como norma y tradición no aceptar a diplomáticos que tengan causas pendientes o que estén señalados de corrupción.
En San José, de forma no oficial, lo que trasciende es que por esas razones es difícil que se le otorgue el visto bueno a Gerardo Miranda.
Vale recordar que meses atrás, funcionarios de la Dirección de Migración tica estimaron que no es viable que el gobierno tico acepte a Miranda en su territorio con inmunidad diplomática.
leonelmen@gmail.com