•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno de Costa Rica tiene "indicios claros" de que supuestamente Nicaragua planea desarrollar obras de gran envergadura en una zona limítrofe en disputa, que además podrían tener un fuerte impacto ambiental, afirmó el canciller en funciones Carlos Roverssi.

"De acuerdo con información en manos de la diplomacia costarricense, la administración de Daniel Ortega pretende construir un oleoducto y una marina en la zona", aseguró Roverssi al diario costarricense La Nación durante una reciente visita a la capital mexicana.

El funcionario aseguró que ha pedido información sobre estos proyectos a las autoridades de Managua, pero no ha recibido respuesta.

Ticos tienen "información fidedigna"

La Cancillería costarricense, dijo Roverssi, tiene "información fidedigna" de que el gobierno del presidente Ortega contrató a una empresa estadounidense para construir una marina en la desembocadura del fronterizo río San Juan en El Caribe.

También tiene conocimiento de que el canciller nicaragüense, Samuel Santos, ha mantenido contactos con los gobiernos de Rusia y la República Checa en busca de apoyo financiero para ese proyecto, así como para la construcción de un oleoducto.

A estas dos iniciativas se uniría la construcción de una represa hidroeléctrica, que desviaría aguas del río San Juan y eventualmente podría inundar territorio costarricense.

Todas esas obras tendrían un fuerte impacto ambiental no sólo para Nicaragua sino también para Costa Rica, según Roverssi.

Construyen pista de aterrizaje

El diplomático dijo que esos proyectos explican el hecho de que el gobierno nicaragüense esté construyendo una pista de aterrizaje de 3 km cerca del territorio en disputa entre ambos países, que es una zona completamente selvática y despoblada.

El ministro de Seguridad de Costa Rica, Mario Zamora, dijo que la forma en que se está construyendo una pista de aterrizaje obligará a las aeronaves a violar el espacio aéreo costarricense.

En octubre pasado, el gobierno de Nicaragua inició trabajos de dragado en el río San Juan, que es soberanía nicaragüense pero que funciona como línea de demarcación en un importante tramo de los 300 km de frontera común.