•  |
  •  |

Tres extrabajadores de la tercera edad unieron sus voces para exigir al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, y al Ministerio de Salud, Minsa, que les cumplan las demandas a las que tienen derecho, pero que son desatendidas por ambas instituciones.

Uno de los reclamantes es Edgard Ramón Morales Vargas, quien lleva dos años solicitando una constancia que le permita laborar. La misma tiene que ser emitida por el INSS bajo el amparo en la Ley de Carrera Docente.

Dicha ley establece en su artículo 35 que los maestros con más de 25 años de labor docente pueden trabajar (cotizar) sin perjuicio de su pensión.

“Tengo miedo de que si no me dan esta constancia, me quiten la pensión, porque en este país las violaciones a la clase trabajadora son el pan de todos los días y quiero seguir ejerciendo el magisterio”, señaló Morales.

Por su parte, Carlos Alberto Obando denunció que a pesar de contar con un seguro por incapacidad parcial, su pensión es muy inferior a la real, ya que no está calculada sobre la base de las últimas cotizaciones pagadas.

Cuenta con una resolución de la Procuraduría de Derechos Humanos que establece que el monto de sus futuras cotizaciones debe hacerse sobre las 677 cotizaciones y no sobre las 544 que usa el INSS.

Tiene un fallo a su favor del juzgado segundo de lo laboral que ordena la incorporación de sus hijas y su esposa como beneficiarias. Ninguna ha sido acatada.

Reclama al Minsa
Luis Alberto Martínez, el tercero de los reclamantes, alegó que tras laborar 25 años en el Minsa y haberse jubilado, aún no ha recibido el pago de sus prestaciones sociales, a pesar de que ha tocado las puertas del “Conchita Palacios” y del Silais Managua, para que se pongan la mano en el corazón. “Yo les pido que se compadezcan de mi porque llevo años reclamando mi pago y me voy a morir sin recibir nada”, señaló Martínez.