•  |
  •  |

Una vez más el presidente Daniel Ortega evitó en un acto oficial referirse a la caída del régimen de Muamar Kadhafi , exlíder de Libia con quien sostenía estrechas relaciones.

Durante  la conmemoración del 32 aniversario del Cuerpo Médico Militar, el mandatario develó una imagen del doctor Alejandro Dávila Bolaños, nombre que lleva el Hospital,  y a su vez envió su pésame a los familiares del sacerdote asesinado en La Concepción, Marlon Ernesto Pupiro.

Ortega en su discurso agradeció la ayuda  brindada por los países cooperantes, en especial la brindada por México para la construcción del nuevo Hospital Militar.

“Y es que México por la buena voluntad de su pueblo, de su gobierno, del presidente Felipe Calderón, colocó los fondos para que se pueda desarrollar esta obra”, agradeció  Ortega al mandatario y pueblo mexicano.

Ortega realizó la condecoración a Mercedes Eliet Rodriguez, viuda del doctor Alejandro Dávila Bolaños, con  la “Medalla de Honor al Mérito Militar Soldado de la Patria” y luego envió su solidaridad a la familia al sacerdote asesinando en La Concepción.

“Quiero hacerle llegar nuestra condolencia a la familia. Nuestra solidaridad con la familia del sacerdote Marlon Pupiro García”, dijo Ortega, y luego también envió condolencias  para los obispos  en general y en particular “para monseñor Eddy nuestra condolencia, para su eminencia el Cardenal nuestra condolencia”.

Exalta labor de líderes religiosos
El presidente también dijo que estaba en comunicación con la primera comisionada Aminta Granera para conocer de las pesquisas sobre el asesino de Pupiro García. “Nada puede justificar crímenes de ningún tipo y sobre todo cuando se trata de un sacerdote que gozaba del respeto y el cariño de la comunidad”, expresó el presidente Ortega.

El mandatario resaltó la labor que tienen que hacer los líderes religiosos para poder crear conciencia en la población nicaragüense y de esta manera evitar más crímenes en la sociedad.

“Los líderes religiosos en todos sus niveles, tanto católicos como evangélicos, indiscutiblemente,  tienen una labor permanente para hacer conciencia en la población, para que trabajemos por el bien común; pero no es fácil esa batalla, y por eso es  que se producen crímenes condenables como este del padre Pupiro”, dijo Ortega.

Esta es la cuarta ocasión que el presidente Ortega tiene una comparecencia pública donde evita referirse a la caída de Kadhafi.