•  |
  •  |

La tercerización, sin pago de prestaciones sociales ni contratos vigentes, es la principal problemática que enfrentan 300,000 trabajadores nicaragüenses en lo que va del año, y las maquilas son la fuente de empleo precario que más sindicatos ha eliminado, con 100 en los últimos cuatro años.

La tercerización ocurre cuando una empresa principal contrata a otra para que desempeñe una parte del proceso productivo, por lo que no media entre esta y el trabajador ningún contrato ni compromiso. Esto provoca salarios de subsistencia, explotación laboral y la pérdida de beneficios sociales.

Las áreas donde se identificaron mayores niveles de tercerización fueron el sector energético, la construcción, la repartición de productos, los supermercados y el sistema financiero.

Estos son los datos arrojados por el cuarto Encuentro Sindical de Nuestra América celebrado en Nicaragua, en el cual participaron 34 países y 320 delegados de América Latina.

Intento de regular tercerización
Al respecto, José Espinoza, Secretario General de la Confederación de Unidad Sindical (CUS), señaló la necesidad de aprobar un anteproyecto de Ley introducido hace más de un año en la Asamblea Nacional para regular el proceso de tercerización.

“Se plantearon varias opciones para ejercer presión en aras de que la Comisión Laboral dictamine el proyecto y lo pase a plenario, de forma tal que las empresas tercerizadoras sean responsables solidarias de las prestaciones sociales de los trabajadores”, indicó Espinoza.

En cuanto a las dificultades que enfrenta la dirigencia sindical, se identificó la pérdida de afiliaciones, la disminución de la fundación de nuevos sindicatos, el irrespeto a la libertad de Asociación Sindical y la violación a los convenios colectivos.

Las instituciones públicas donde se encontró más vulnerabilidad para el sector sindical fueron Enacal, el MTI y el INSS, ya que registran el mayor número de despedidos y eliminación de sindicatos.

Miguel  Ruiz Estrada, Secretario General de la Central Sandinista de Trabajadores, explicó que en el encuentro también se planteó la necesidad de crear empleos seguros y verdes, y se cuestionó el rol de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

“La OIT no está tutelando los Derechos Laborales y Humanos de los trabajadores, así como las políticas de ajuste estructural del FMI y el BM, las cuales proponen recortes en áreas tan sensibles como la salud y la educación”, señaló Ruiz.

México es el país más peligroso
A nivel macro, los países donde se identificó mayor inestabilidad laboral fueron México, Guatemala y Honduras, llevando la delantera el primero con 50 dirigentes sindicales asesinados por día, en las ciudades de Tamaulipas y Juárez.

El narcotráfico y las maras fueron los principales conflictos que atentan contra la estabilidad laboral al disminuir la inversión de capital extranjero, en el caso de Guatemala, y en el de Honduras fueron los secuestros de inversionistas de las maquilas, asesinatos a grandes empresarios y la inestabilidad provocada por el golpe de Estado.

Recomendaciones
Al final del encuentro se emitieron varias recomendaciones, entre ellas, mejorar el nivel de integración y crear un clima de unidad; analizar e informar a los trabajadores sobre la crisis económica global y el impacto en sus vidas del aumento en los precios del petróleo, y encaminar acciones conjuntas para combatir el narcotráfico, las maras, las favelas y la inseguridad ciudadana.