•  |
  •  |

En menos de un año estaría arrancando el estudio de impacto ambiental que determinará si el megaproyecto hidroeléctrico Brito le conviene o no al país. Para los organismos ambientalistas es vital que el mismo sea ejecutado con rigor, de modo que quede demostrado que no resultará en una catástrofe ambiental.

Es la posición de la Fundación Amigos del Río, Fundar, que parte por demandar que en el actual contexto de validación de los términos de referencia para el estudio de impacto ambiental, sean tomados en consideración los aportes de expertos en el tema, y también consultadas las poblaciones locales y nacionales.

Si bien el país necesita generar energía limpia, se debe cuidar qué costo pagaremos por un proyecto como Brito, que afectaría el principal capital natural que posee el país, bajo la proyección de generar 250 megavatios de energía, fue la solicitud de Norving Torres, Director de Fundar.

En síntesis, busca represar las aguas del Río San Juan y crear un embalse en el lago Cocibolca que permita generar energía a partir del agua, que luego sería vertida en el Océano Pacífico.

Estudios para toda la cuenca
Por eso Torres insistió en que el análisis de viabilidad abarque toda la cuenca, es decir, desde San Sebastián de Yalí hasta la desembocadura en el Mar Caribe.
También pidió que se demuestre que Brito no limitaría la navegabilidad en el San Juan, ni el flujo de biodiversidad.

Según la explicación de Osmar Arróliga, experto en aves y fauna marino silvestre, existe temor de que la construcción de las presas que contempla Brito corte el flujo, y con ello interrumpa en el cumplimiento del ciclo biológico de las especies marinas, algunas asociadas a actividades económicas y turísticas.

Los representantes de Fundar, además, llamaron la atención respecto a que los estudios de prefactibilidad de Brito se basan tomando como referencia los regímenes hidrológicos de hace 30 años, al margen de la variabilidad climática actual.

Brito en el tiempo
En tres meses podrían concluir la validación de los Términos de Referencia. Un mes más tarde estarían listos para convocar licitación.
A principios de 2012 se adjudicaría el estudio de impacto ambiental, y en un plazo de dos años conoceríamos los análisis que determinarán la viabilidad de Brito.

 

Impacto a primera vista
Según Fundar, no se debe obviar que el proyecto Brito afectaría:
Cinco de las siete áreas  de la Reserva de Biosfera Río San Juan, inclusive la Reserva de Biosfera Isla de Ometepe.

415 especies reportadas en la zona también resentirían el impacto. Hablamos de unas 80 especies de mamíferos y de 60 especies de reptiles.
19,000 personas serían directamente afectadas por este proyecto. Aproximadamente 15,000 que habitan en San Carlos, y unos 4,000 en Los Guatusos. Al menos la mayoría tendrían que ser desplazadas.
Seis especies de peces de importancia económica resultarían afectadas, entre ellos, el pez sierra, tiburón de agua dulce, gaspar y sábalo real.