•   Masaya  |
  •  |
  •  |

Después de participar en una misa, la feligresía del municipio de La Concepción, con candelas encendidas, participó en el viacrucis penitencial, encabezado por la imagen de Jesús Nazareno y la Inmaculada Concepción de María, con candelas encendidas, para pedir justicia en la muerte de su guía espiritual, Marlon Ernesto Pupiro García, y que se aclaren muchas lagunas en los resultados de las investigaciones policiales.

Para la multitud que pedía justicia con altoparlantes, con pancartas y a viva voz, no está claro que el móvil sea el robo de la camioneta, que fue vendida en pedazos en 8 mil córdobas, pues según ellos, no se justifica un simple robo del vehículo con un atroz crimen, cuestión que se lo han dicho a la Policía.

“La Policía no comprende que este pueblo está cansado de tantas mentiras”, dijeron hombres y mujeres que llevaban entre sus manos las candelas encendidas.

Mantienen dudas en investigación

Para el exalcalde Amín Eslaquit, el padre Marlon Pupiro era una persona muy querida como guía espiritual, y era un hombre que, según él, no ingería licor, y siempre estaba atento al llamado de su pueblo.

“Y por eso es que no creemos que su asesinato obedezca a un simple robo, además de la forma en que lo mataron, dejan mucho que desear las investigaciones”, afirmó.

“Algunos dicen que a una persona sola se le dificulta cargar a un muerto, tal como dicen que hizo el asesino Yazker Blandón, que por todos lados anduvo al difunto sin ayuda de nadie, lo que a los concheños se les hace difícil creer. Por eso piden a la Policía que no haga un show en la investigación; que se vaya directo al grano con los resultados”, expresó Eslaquit.

El recorrido penitencial del pueblo concheño con el viacrucis, partió de la iglesia Inmaculada Concepción de María hasta concluir en el Calvario. Inició a eso de las seis de la tarde y concluyó cerca de las nueve de la noche, de manera ordenada y pacífica, sin registrarse incidente alguno.

El pueblo católico de La Concepción rogaba a Dios que iluminara a las autoridades policiales para que no escondan nada de los resultados de las investigaciones.

El padre Pupiro cumplirá nueve días de fallecido este viernes próximo, lo que será celebrado con una novena a mediodía y por la tarde con una misa oficiada por los obispos de la Conferencia Episcopal, donde se espera una masiva participación de la feligresía concheña.