•  |
  •  |

Para lograr el desarrollo local de los municipios fronterizos, no solo se debe abordar entre países el tema de la seguridad, que aunque es un aspecto vital, no es el único.

Así lo señalaron especialistas en temas municipales y miembros de la Asociación Iberoamericana para el Desarrollo Transfronterizo, Aideltra, en el primer congreso que se realiza en la Universidad Centroamericana, UCA.

Lo que se pretende es estrechar lazos de cooperación entre los municipios a niveles transfronterizos, para tratar de implementar una integración regional, en que se logre el desarrollo local con insumos sostenibles y el fortalecimiento de la gobernabilidad.

El decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la UCA, Guillermo Bornemann, señaló que si los gobiernos a nivel central y local tuviesen una visión más allá de los límites políticos-administrativos, se estrecharían lazos de cooperación que contribuirían a que se cambie la percepción de pobreza de las zonas fronterizas.   

En el caso de Nicaragua, se creó la Asociación de Municipios de Las Segovias, Amunse, donde participan alcaldes de la zona fronteriza de nuestro país. Con ellos se está abordando el tema de mancomunidades, es decir, fomentar las cooperaciones entre zonas de Nicaragua y de los poblados de los países vecinos que estén cercanos a la línea divisoria.

“Esto va a mejorar la calidad de las personas. Los servicios básicos, el agua, la situación medioambiental, son problemas que trascienden las fronteras, las grandes preocupaciones, tienen que tratarse, y darse sustentabilidad a través de los ambientes económicos en uno o en otro lado de la frontera”, precisó Bornemann.

El peligro del narcotráfico
También señaló que en la agenda de Aideltra figura el abordaje de la temática de seguridad por el fenómeno del narcotráfico, pero que por ahora la prioridad es transformar el territorio a través de la promoción de las actividades económicas a nivel local.

Por su parte, Ignacio Sánchez Amor, vicepresidente del Consejo de Europa de Aideltra, señaló que en los países europeos no existen fronteras ni restricciones entre países vecinos, pero que es un proceso que ha llevado casi medio siglo en conseguirse, y que por muchas razones no se puede trasladar a la realidad centroamericana, pero insistió en que se debe trabajar en los hermanamientos con los países vecinos.

La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Aecid, dona a Nicaragua el 7% de dinero para la ejecución de obras locales, según precisó Sánchez Amor.

Mientras tanto, el experto nicaragüense en temas municipales, Manuel Ortega Hegg, indicó que Managua ya había tenido hermanamientos con comunidades fronterizas de Honduras, entre las comunidades del departamento de Nueva Segovia, y las hondureñas de El Paraíso, con el fin de que se desarrollen proyectos en ambos lugares.

“No hay políticas especiales para el desarrollo entre países. Lo que hay que fortalecer es que la gente coopere entre sí para mejorar sus prioridades y condiciones con apoyo de los gobiernos locales y centrales, para que haya una nueva visión de frontera”, precisó el especialista.