•  |
  •  |

La Policía Nacional incautó 283 piezas antiguas, destinadas al tráfico ilícito, de las que 196 son arqueológicas, y 87 son réplicas o falsificaciones del arte precolombino. Los productos decomisados estarán bajo el resguardo del Museo Nacional de Nicaragua.

El lote de piezas fue encontrado en poder del señor John David Recko, en Diriamba, municipio de Carazo, pero el acusado murió durante el proceso investigativo que realizaron las autoridades de Auxilio Judicial.  

De acuerdo con la Constitución Política y a la Ley de Resguardo del Patrimonio Cultural, las autoridades competentes entregaron los bienes históricos al INC, en cuyo Museo serán resguardadas. Hasta la fecha, el INC, en coordinación con la Policía, ha incautado unas dos mil piezas.

Según el Codirector del INC, Luis Morales, la tipología, revela que son piezas de comercio, y posiblemente son desarrolladas por grupos provenientes de El Salvador. “Son piezas muy importantes para nosotros, porque no teníamos (de esas) en el Museo Nacional, en donde hay piezas representativas como jarrones y honras funerarias, entre otras”, detalló Morales.

También anunció que estarán realizando diversas actividades para remodelar el Museo Nacional, y que se puedan exhibir todas las artes raras que posee. Relató que para rescatar los utensilios históricos, primero hubo una denuncia de la población.

“Parece que esta gente se estaba dedicando a comprar piezas. Lo que nos dice es que si no las habían registrado legalmente, es posible que hayan estado pensado en traficarlas o revenderlas en el exterior, y más al tratarse de un ciudadano extranjero que vivía en Nicaragua”, comentó.

La mayor de las piezas es tallada en cerámicas, y los jarrones tienen las  características que utilizaban en sus trabajos los habitantes de Rivas, incluida la Isla de Ometepe, porque donde más se desarrolló este tipo de arte fue en la cuenca del Lago Cocibolca. El área fue poblada por los náhuatl, y muchos de los nombres locales se conservan hasta hoy.

Aunque la colección se encontró en Carazo, las piezas no pertenecen a la cultura de ese departamento, pero son representativas de diversos grupos que se asentaron en distintos puntos del país.