•  |
  •  |

Yazker Blandón Torres, principal sospechoso de haber asesinado al sacerdote Marlon Pupiro, y los tres involucrados en la compra y posterior venta en piezas de la camioneta del religioso, irán juntos a juicio.
Así lo dispuso este viernes la jueza Tercero Distrito Penal de Audiencia de la capital, Henriette Casco, quien acumuló en una sola causa las acusaciones que hasta ayer estaban por separado.

La judicial determinó que existe conexidad entre los delitos imputados a Yazker Blandón --asesinato y robo agravado--, y los ilícitos que la Fiscalía atribuye a René Enrique Martínez, Jason de Jesús Obando Rocha y Mario Cajina.

Además de juntar en una sola causa las dos acusaciones, la jueza Casco ordenó la audiencia inicial de los cuatro acusados para el próximo 9 de septiembre.

La  fiscal auxiliar, Fabiola Mendoza, explicó que la acumulación no significa que los involucrados en la compra y venta en piezas de la camioneta robada, también estén siendo acusados por el asesinato.
René Enrique Martínez es señalado como  autor directo de los delitos de recepción de objetos robados y tráfico ilícito de vehículos, mientras Obando y Cajina son acusados por los mismos ilícitos en calidad de cooperadores necesarios.

“René Enrique Martínez compró la camioneta a sabiendas de que era robada, procurando con ello el provecho económico para Yazker Blandón”, señaló la judicial, al establecer la conexidad entre el robo de la camioneta del sacerdote y la compra de la misma.

Obando y Cajina, al participar en el desmantelamiento de la camioneta Mitsubischi, año 2005, procuraron con su acción borrar evidencias y dejar en la impunidad el robo del vehículo, señaló la jueza.

La decisión de la judicial fue rechazada por los abogados defensores de los acusados, quienes expresaron que no existe vinculación entre un hecho y otro.

El abogado Róger Navarrete, defensor de René Enrique Martínez, alegó que la conexidad entre los delitos imputados a Yazker Blandón y los atribuidos a su cliente no existe.

“La conexidad entre un delito y otro se  desvanece, porque René --Martínez-- compró la camioneta posterior al robo y al crimen del religioso”, dijo el abogado Navarrete.

Durante la audiencia especial, Yazker Blandón se aisló de los otros imputados, con quienes no cruzó palabra, y esta vez se limitó a escuchar algunos consejos de su abogado, el defensor público, Reinaldo Páiz.

Concluida la audiencia especial, la jueza Casco autorizó a los abogados defensores reunirse en privado con sus representados por espacio de 15 minutos.

 

El abogado Francisco Fletes, quien llegó a presenciar la audiencia especial de acumulación de causas, anunció que la próxima semana se constituirá como acusador particular en representación de la familia del sacerdote Marlon Pupiro.

Fletes dijo que todavía no está determinado si lo hará como acusador particular adherido a la acusación presentada por la Fiscalia o si lo hará presentado una acusación autónoma.

Para presentar una acusación autónoma, el acusador deberá hacerlo con una nueva relación de hechos y pruebas diferentes de las ofrecidas por la Fiscalía, según lo establecido en el Código Procesal Penal.