•  |
  •  |

Los resultados de la investigación oficial sobre el asesinato del padre Marlon Ernesto Pupiro García no convencen ni a los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, quienes ayer exigieron a la Policía Nacional y a la Fiscalía General de la República, que esclarezcan “verdaderamente” el “atroz crimen” y que no se “guarde ninguna información sobre el caso”.

Así lo expresaron ayer los obispos de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Leopoldo Brenes, y monseñor Silvio Báez, a través de un comunicado donde explican que el móvil del asesinato, “las evidencias mostradas y la reconstrucción de los hechos ofrecidos en la versión oficial, presentan elementos inconsistentes e inverosímiles que no nos convencen ni a nosotros como obispos ni al pueblo de Dios que clama justicia”.
Aunque los altos jerarca de la Iglesia Católica reconocen la “diligencia y prontitud con que la Policía Nacional ha actuado en el caso”, aún así exigen que “hagan públicas todas las informaciones y evidencias que tengan en su poder, que todavía no han sido dadas a conocer y que ayudarían a conocer toda la verdad”.
“No queremos que la Policía Nacional se guarde ninguna información sobre el caso. Queremos que se sepa todo, exigimos que se llegue hasta el fondo de las investigaciones hasta el esclarecimiento total”, manifiestan en un párrafo que titulan con el nombre “La Verdad”.

“No exigimos nada más que la verdad”
Los obispos, igualmente, exigieron que no se intente proteger a personas o grupos que puedan estar implicados directa o indirectamente en este asesinato, y también demandaron que “ningún grupo se aproveche de este doloroso acontecimiento con fines políticos, y que se respete la memoria de nuestro hijo fallecido”. “No exigimos nada más que la verdad”, insisten en todo el documento leído en la iglesia del municipio La Concepción, Masaya, donde ayer oficiaron una misa por los nueve días desde que fue sepultado el padre Pupiro.

Quieren “asesinarlo moralmente”
En representación de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, el Obispo de Estelí, monseñor Juan Abelardo Mata, también leyó una carta que respalda la exigencia de la Arquidiócesis de Managua, pero particularmente consideró que el crimen de Pupiro es un “doble asesinato”, “porque no solamente (mataron) el cuerpo del padre Marlon, sino también lo quieren destruir, asesinarlo moralmente”.
Monseñor Silvio Báez concluyó la misa con un mensaje dirigido al “amado pueblo concheño”, a quienes les dijo que “no atropellen a nadie, ni destruyan nada, no usen las mismas armas que usaron contra ustedes”.


“Ángel, héroe y mártir de Dios”
El sacerdote Marlon Ernesto Pupiro García ya es un símbolo en el municipios de “La Concepción”, un “ángel, héroe y mártir de Dios”, se lee en uno de los retratos de él que están por todas partes en la iglesia local.
Ayer, en los nueve días desde que fue sepultado, los feligreses ondearon banderitas con la impresión de sus fotos en vida, usaban camisetas con su imagen, y en el altar de “Nuestra Señora de Montserrat”, a sus pies, ahora hay un glorioso retrato del párroco Pupiro, rodeado de nubes rosadas y de un cielo violeta, y un Cristo que lo acompaña a su derecha.
También le compusieron una canción que expresa lo mucho que “extrañan al padre Pupiro”, y que ayer provocó el llanto en algunos.
El sacerdote, que esperaba con “gozo y alegría” cumplir en diciembre 14 años de vida sacerdotal, “ahora lo celebrará en el cielo con más felicidad”, dijo el Arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo Brenes, al oficiar la misa en la parroquia de “La Concha”, donde despidió emotivamente al “ángel, héroe y mártir de Dios”.