•  |
  •  |

Para la presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Alba Luz Ramos, la ratificación en el cargo de la jefa de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, realizada vía decreto por el presidente Daniel Ortega, es totalmente constitucional, a diferencia de otros juristas que opinan que lo correcto era reformar la Ley 228 de la Policía Nacional.

Además, tomando en cuenta la jerarquía, en el orden jurídico nacional, un decreto no puede estar por encima de una ley, alegaron constitucionalistas consultados.

“La ratificación no puede señalarse de inconstitucional, porque el período en que el jefe de la Policía debe estar en su cargo no está establecido en la Constitución, sino en la ley, y en la Constitución se establece que el Presidente es el jefe de la Policía y del Ejército de Nicaragua”, argumentó la magistrada Ramos, según un comunicado oficial del Poder Judicial.

Por contexto
De acuerdo con el comunicado, la magistrada Ramos expresó que el presidente Ortega puede perfectamente ratificarla en el  carago, sobre todo tomando en cuenta que es una decisión por la bienandanza del país.

Contrario a Ramos, los juristas Orlando Castillo, Julio Icaza Gallard y Cairo Manuel López, coincidieron en que Ortega no está facultado ni por la Constitución ni por ley ordinaria alguna a extender el período del director general de la Policía Nacional, pues eso ya está regulado en la Ley 228, donde establece cinco años para el cargo.

“En el contexto en el que estamos viviendo, a dos meses de las elecciones presidenciales, sería una cuestión hasta peligrosa y riesgosa para los ciudadanos y para las elecciones  de este país, cambiar al jefe de la Policía Nacional en este momento, y máxime cuando ella ha realizado un excelente trabajo”, agregó Ramos.

El pasado 5 de septiembre, durante el acto de celebración del XXXII Aniversario de la Policía Nacional, el Presidente de la República entregó el bastón de mando a  la comisionada Granera, luego de destacar durante su discurso la importancia de aprovechar la experiencia acumulada por los altos mandos policiales.

CPDH insiste en complicidad de Granera
Por su parte, la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, fue enfática al señalar: “Esperábamos que la primera comisionada Aminta Granera, jefa de la Policía Nacional, actuara con la coherencia y con la sensatez que la habían caracterizado, para poder mantener el profesionalismo y fortalecimiento institucional”.

Marcos Carmona, Director de la CPDH, acompañado de Mauricio Lacayo, también de la Junta Directiva de dicho organismo, expresaron que las violaciones a las leyes no son recientes, porque en otras oportunidades han denunciado la participación de altas comisionadas, en servicio activo, en actos políticos que promueven la reelección del presidente Daniel Ortega, y actos del aniversario de la institución, dedicados a dirigentes del partido de gobierno que han sido violadores de los derechos humanos.