•   Corresponsal END / San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |

La fiscalía costarricense afirma no tener indicios de que “El Palidejo”, como se le conoce a Alejandro Jiménez, haya salido de Costa Rica, una versión casi confirmada por el abogado del sospechoso, quien asegura que su cliente no se encuentra en fuga y no acude a las autoridades de su país por razones de seguridad.

A Jiménez, en Guatemala, lo responsabilizan de haber ordenado el ataque contra el empresario nicaragüense Henry Fariñas, donde murió el cantautor y poeta argentino Facundo Cabral. En tanto, Costa Rica lo señala de liderar una banda familiar con nexos en Centroamérica, dedicada al lavado de dinero, narcotráfico y hasta sicariato.
Hace algunas semanas, las autoridades costarricenses realizaron allanamientos en las propiedades del sospechoso, quien es originario de la ciudad de Alajuela.

Radio Columbia informó que el fiscal general, Jorge Chavarría, dijo que el Ministerio Público de este país está a la espera de la captura que realicen agentes del Organismo de Investigación Judicial, a  Jiménez, para poderlo procesar por narcotráfico.

Esta semana se conoció que Jiménez tiene al licenciado Francisco Campos como abogado, quien dice que su representado no está en fuga, y que más bien no se entrega a las autoridades ticas porque él y su familia han recibido amenazas de muerte.

“Los mensajes de muerte, amenazas a su familia, a sus hijos, empezaron a raíz de los allanamientos y de la cuestión publicitaria que se dio. En Guatemala todo mundo dice que el homicida es tico, lo que se hizo fue armar una óptica de que mi patrocinado era el autor de los hechos, y sentar el hilo conductor de esta investigación en él, descuidando  otros hechos, como las amenazas de muerte incluso, y otras situaciones que más adelante vamos a decir, que son peligrosas para él y su familia, que ha ocasionado esta información”, declaró a Noticias Reloj el abogado.

El abogado también descartó que Jiménez use un pasaporte nicaragüense con el nombre de Fernando Treminio Díaz.

Fiscalía sin evidencia
“No existe decomiso de ningún pasaporte, de ninguna evidencia, ninguna situación que nos diga que él sea esa persona. Aquí lo que existe es un chisme que dice que se hacía pasar (y no sabemos incluso quién es”, insistió.

“Pero no existe, digamos, una causa penal en ningún lado, de uso de identificación y de documento falso, porque si eso lo sabían (las autoridades,) lo tenían enterado, ¿por qué hasta ahora (denuncian), por qué no lo hicieron antes?

En ese sentido, no hay la prueba suficiente a efecto de determinar que la situación es cierta”, añadió.

En ese sentido, indicó que en los allanamientos judiciales del 9 de agosto en varias propiedades de Jiménez, la Fiscalía no halló evidencias que lo incriminen con delitos, y, por lo tanto, un juzgado no quiso ordenar orden de captura en su contra.

“Yo me atengo nada más a la resolución de la juez penal, que fue clara en decir que la Fiscalía no le ha presentado nada nuevo, los allanamientos fueron negativos”, dijo.

“El pecado del que se está hablando aquí básicamente es el aumento de capitales, de seis propiedades, que incluso son viejas en cuanto a adquisición. Hay una de los 80, hay otra del 98, hay otra que incluso es una propiedad donde está la casa, fue una donación de un lote (que Jiménez recibió). Hay mucha situación, y todavía no se sabe si realmente es de él”, indicó.

A la casa a la cual el abogado se refiere, es una ubicada en un exclusivo residencial de Alajuela, donde vivía el sospechoso, y que según los ticos, cuesta alrededor de dos millones de dólares.